miércoles, septiembre 09, 2015

Corporación de DD.HH. Sur Vivo hará este viernes emotiva conmemoración del Golpe de Estado de 1973
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


A partir de las 19 horas

Con el objeto de levantar y preservar la memoria de las víctimas de la dictadura cívico militar, la Corporación de Derechos Humanos Sur Vivo anunció un amplio y emotivo programa de actividades para conmemorar el Golpe de Estado de 1973 -contra el gobierno constitucional de Salvador Allende- que se realizará a partir de las 19 horas en la sala Mafalda Mora de la Casa del Arte Diego Rivera, actividad a la cual invitan a toda la comunidad.

La iniciativa tiene por objetivo generar y mantener la conciencia cívica de los vecinos, rescatando a la vez la historia local que registró casos de abusos, detenciones ilegales, tortura y asesinatos por parte de uniformados y agentes del Estado contra la población, especialmente contra militantes de izquierda o ciudadanos críticos del régimen militar.

Uno de los coordinadores de la actividad, Carlos Catepillán, mencionó que “la búsqueda de la memoria tiene por fin resguardar el sentido de respeto hacia las personas y hacia la vida, severamente conculcados por la dictadura, haciendo de los Derechos Humanos un valor cotidiano, permanente y fundamental y no asociado a una sola época”, agregó.

PROGRAMA

Para este año, la conmemoración considera en su inicio las palabras de bienvenida de la presidenta de la Corporación de DD.HH. SurVivo, Irma Alvarado, a quien le seguirá una presentación de folclor a cargo de la Agrupación Raiquén.

Luego, el escritor y poeta Nelson Navarro Cendoya hará una alocución con un trabajo inédito de su autoría, recordando la tragedia nacional que significó las pérdidas de vidas y de la democracia chilena, para dar paso después al documental “Los anhelos de un pueblo”.

Finalmente y tras la exhibición de la película, se invita a todos los vecinos a acompañar una velatón frente al edificio donde funcionó la Policía de Investigaciones y que sirvió, en 1973, como centro de detención y tortura. El edificio se convertirá en un futuro Museo de la Memoria y las Artes, existiendo apoyo y compromisos de las autoridades, explicó Catepillán.