miércoles, septiembre 23, 2015

Municipio clausuró Sala de Máquinas de Juegos de Azar
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


  • La actividad, que contó con la presencia del administrador municipal, Carlos Soto,  se llevó a cabo luego de verificar que el local funcionaba sin patentes ni permisos municipales.
 
Puerto Montt, 23 de septiembre de 2015.- Con la presencia del administrador municipal, Carlos Soto, y el equipo de la Subdirección de Rentas del municipio, se efectuó la clausura del local de máquinas de Juegos de Azar ubicado en la intersección de las calles Antonio Varas y Concepción, en el centro de la capital regional.

A contar de esta fecha, el establecimiento perteneciente a Comercial Rolando Ltda., cuyo giro comercial es la explotación de máquinas con apuestas de dinero, quedó clausurado por realizar actividad comercial sin patente municipal, que autorice su funcionamiento.

Según se expresó, estas fiscalizaciones y clausuras vienen a reforzar lo anunciado por el alcalde Gervoy Paredes hace algunos días, respecto a este tipo de salones de juego que provocan una pérdida significativa de recursos a las familias de sectores más vulnerables, habiendo familias que arriesgan su capital y llegando a transformarse en ludópatas, acarreando un verdadero drama familiar. Además se les sindica con foco de delincuencia 

El Administrador Municipal, Carlos Soto, destacó el esfuerzo del municipio para velar por el cumplimiento de las normativas legales ligadas a estas salas de juego.

"Con esto, lo hacemos es poner en práctica una norma y un dictamen de la Municipalidad de Puerto Montt y del alcalde Gervoy Paredes, en términos de no permitir el funcionamiento de este tipo de locales, más en este caso que no poseía patente municipal, por ello fue clausurado oficialmente".

Aseveró que "las máquinas que están calificadas como de destreza, son máquinas de azar, por tanto no estamos autorizando como Municipio que funcionen espacios de esta naturaleza. Así mismo, vamos a desarrollar un conjunto de acciones tendientes a fiscalizar con más fuerza estos espacios, porque en torno a ellos se tienden a generar acciones de tipo delincuencial o de inseguridad para la comunidad", recalcó Carlos Soto.

Cabe destacar que la violación a esta clausura decretada, será sancionada con una multa equivalente hasta cinco unidades tributarias mensuales, cada vez que sea sorprendido abierto el local o ejerciendo la actividad.

Finalmente, se indicó que éste es el inicio de un proceso de fiscalizaciones, que se realizarán junto con la Inspección del Trabajo, para verificar las condiciones de los trabajadores y trabajadoras de estos locales, cuya actividad lucrativa sobrevive en el límite entre lo legal y lo ilegal.