martes, diciembre 27, 2011

La sociedad de la información y el conocimiento
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Comienza el período estival y con él, las ansiadas vacaciones para toda la comunidad escolar. Momento de descanso y vida en familia para nuestros niños y jóvenes. Sin embargo, y como apoyo para el año académico 2012, quisiera sugerir -tanto a los padres como a los estudiantes- no abandonar el hábito de la lectura. Los libros, a través de sus páginas llenas de entretenidas historias, motivan el aprendizaje entregando herramientas para ser autónomos, potenciando habilidades lectoras y de información.

La lectura es una ventana que se abre para mostrarnos un mundo nuevo, diverso y fascinante en el que una persona puede conocer, entender y recrear, ya sea en forma individual o en colaboración con los demás. Creo firmemente que con el trabajo mancomunado de los docentes en las salas de clases, como así también, la motivación familiar y personal, se logrará el ansiado mejoramiento de la calidad de la educación.

El Ministerio de Educación ha puesto en funcionamiento -a partir de marzo de 2011- el programa “Mis lecturas diarias”, a través del Centro de Recursos del Aprendizaje (CRA), lo que permite al docente disponer de material interactivo y didáctico exclusivo para el nivel en el que se aplica. Además se cuenta con un libro para cada alumno lo que efectivamente facilita y optimiza el trabajo en aula.

En su primera etapa esta iniciativa, orientada a toda la comunidad escolar e impulsada por el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, distribuyó más de 800 mil textos entre alumnos de 2º a 4º básico. Nuestro desafío para 2012 es entregar más de 950 mil libros entre alumnos de 5º a 8º básico de todo el país.

Por medio de un correcto “plan lector” queremos generar un hábito familiar y personal para optimizar, de la mejor manera posible, el currículum escolar generando instancias de aprendizaje que contengan todos los recursos: el uso de libros y otras fuentes de información que cubran tanto la ficción como los textos documentales, desde lo impreso hasta lo electrónico y digital.

Disfruten de un merecido descanso en compañía de sus seres queridos, sin olvidar un buen libro, pues de seguro, les ayudará a desarrollar habilidades y competencias de aprendizaje, así como la imaginación, para permitirles que se conduzcan en la vida como ciudadanos responsables, pensadores críticos y usuarios efectivos de la información en todos los ámbitos del quehacer cotidiano. Lo anterior contribuirá a que logren desenvolverse con éxito en una sociedad que se basa en la información y el conocimiento.


Patricio Catalán Mora
Jefe Provincial de Educación de Llanquihue