lunes, diciembre 07, 2015

Documental «El botón de nácar» vuelve a exhibirse este miércoles en el Teatro Diego Rivera
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


De Patricio Guzmán

Las voces silenciadas por un mar profundo que, más que paisaje es el vehículo de la historia del Hombre con su crueldad, misterios y tragedias, es la trama que entrega el premiado documental “El botón de nácar” que se exhibe en nueva función este miércoles a las 19 horas en el teatro Diego Rivera, gracias a la colaboración entre la Cineteca Nacional y la Corporación Cultural de Puerto Montt.

La cinta –de 82 minutos- llega precedida del Premio al Mejor Guión en la 65ª versión del Festival Internacional de Cine de Berlín y que fue seleccionada para la sección oficial competitiva del Festival de San Sebastián.

La cinta es el último logro del documentalista y director chileno Patricio Guzmán que cuenta con la participación de Gabriela Pasterito, Emma Malig, Gabriel Salazar, Claudio Mercado, Raúl Zurita, Cristina Calderón y Javier Rebolledo.





RESEÑA DOCUMENTAL

La cinta documental es visualmente muy poética y trata del océano y la naturaleza de Chile. “El océano contiene toda la historia de la humanidad”, empieza diciendo en la introducción para dar a conocer la cinta.

El director cuenta en la cinta historias en varios niveles que se entrelazan. El agua es el elemento que posibilita la vida humana en la Tierra, el agua como intermediaria entre los seres humanos y las estrellas, la concepción y visión del agua y del mar por parte de los pueblos autóctonos.

En la trama se establece una relación entre la masacre contra los indígenas de la Patagonia durante la Conquista y los asesinatos políticos durante la dictadura militar chilena.

Un mar que fue usado por los militares chilenos como cementerio para deshacerse de los cuerpos de sus víctimas. La película constituye una dura crítica al violento proceso de civilización, en la que ha faltado el rasgo humano.

Quedó también de manifiesto en la cinta el panorama casi sobrenatural del paisaje y la naturaleza de Chile, con sus cuatro mil 300 kilómetros de costa. Además, cuenta con el mayor archipiélago del mundo. “Hay gente que dice que el agua tiene una memoria. Esta película muestra que también tiene voz”, de acuerdo con la publicidad del filme.