viernes, marzo 31, 2017

Clásico «Cuando quiere un mexicano», con Jorge Negrete, inicia Ciclo Época de Oro el lunes en el Diego Rivera
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


A las 19 horas

Una comedia de enredos entre una joven rica y mimada y un hombre de fortuna, pero que rehúye el cinismo de la alta sociedad es el relato que envuelve la trama romántica “Cuando quiere un mexicano” (1944) que inicia el Ciclo Época de Oro del cina azteca con la función programada este lunes a las 19 horas en la Sala Mafalda Mora de la Casa del Arte Diego Rivera, entrada liberada.

Organizada por la Corporación Cultural y la Embajada de México, la cinta dirigida por Juan Bustillo Oro es protagonizada por Jorge Negrete y la actriz argentina Amanda Ledesma. También fue distribuida bajo el nombre "La gauchita y el charro".

La entrega de las películas se extenderá todos los lunes de abril e incluirá 4 producciones.
La producción cinematográfica mexicana es una de las más destacadas de América Latina.

A partir de 1898 aparecieron los primeros realizadores mexicanos y extranjeros, y el cine de ese país fue evolucionando desde las vistas iniciales, y alcanzó un nivel técnico y creativo considerable durante todo el siglo XX hasta la actualidad.

RESEÑA

Guillermo, un hombre adinerado que odia a las mujeres huye de la frívola sociedad para refugiarse en la vida campestre, acompañado de su mayordomo Nerón. Mercedes es una muchacha argentina que gusta de vivir en la alta sociedad, dándole siempre disgustos a su padre, quien es incapaz de controlar a la rebelde joven.

Cuando su padre muere pone como condición para recibir la herencia que la muchacha se case antes de un año, por lo que Mercedes decide recorrer el mundo y despilfarrar la fortuna antes de que se cumpla el plazo, acompañada por su sirvienta Agripina.

Por un accidente aéreo se encuentra con Guillermo quien, al encontrarse precisamente frente a aquello de lo que huía, decide hacerse pasar por el mayordomo y dejar que Nerón disfrute de ser el amo, al menos en apariencia. Esto lleva a una serie de enredos donde la naturaleza impulsiva de ambos protagonistas los llevará a tomar decisiones que al final los unirán románticamente.