lunes, agosto 30, 2010

Nace la primera asociación nacional de empresas de eficiencia energética
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Con el objetivo de generar modelos de negocios sustentables
  • Se realizó el lanzamiento oficial de Anesco Chile, la primera Asociación Nacional de Empresas de Eficiencia Energética ESCOs (Energy Services Companies), Empresas de Eficiencia Energética. El evento estuvo inserto en el seminario: “Las ESCOs como Motor de Negocios de Eficiencia Energética”, organizado en conjunto con Fundación Chile; y donde se expuso sobre la importancia de este modelo de negocios en el desafío de la eficiencia energética a nivel nacional. La eficiencia energética reduce el costo de la energía y beneficia el empleo.

Con el fin de incentivar el uso eficiente de la energía y convocar a empresas e instituciones que deseen desarrollar proyectos de sustentabilidad  y ahorro de energía, surgió Anesco Chile, la primera Asociación Nacional de Empresas de Eficiencia Energética.

Orientada a promover el modelo de negocio ESCO –empresas orientadas a mejorar el uso de la energía- , Anesco Chile apuesta por educar a empresas e instituciones, facilitar el desarrollo de proyectos de inversión de eficiencia energética y contribuir a la reducción de la brecha entre consumo energético y crecimiento económico, meta coherente con el Programa País Eficiencia Energética del ministerio de Energía y su plan país.

El lanzamiento oficial se realizó, en el hotel Best Western Premier Marina, ubicado en Av. Alonso de Córdova 5727, en el marco del seminario “Las ESCOs como Motor de Negocios de Eficiencia Energética”, organizado en conjunto con Fundación Chile.

El encuentro contó con la participación del Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo en Chile, Jaime Sujoy, el director del Programa País Eficiencia Energética, Cristián Cárdenas, y la gerente del Área de Medio Ambiente y Energía de Fundación Chile, Marcela Angulo, quienes expusieron sobre la importancia de este modelo de negocios en el desafío de la eficiencia energética a nivel nacional. Además, se expusieron algunos casos emblemáticos de implementación de proyectos de eficiencia energética como el del Empire State en Nueva York, y el de Falabella, Hotel Atton y Feltrex, de Chile.



“Luego de ver el desarrollo del tema a nivel mundial y haberlo experimentado por varios años, Chile tiene el desafío de dejar atrás la idea de que para crecer se necesitan altos consumos de energía. Muchos países de la OECD ya han demostrado que los indicadores de crecimiento económico (PIB) y de consumo de energía pueden “desacoplarse” sin que ello represente una limitante para su crecimiento”, señaló Marcela Angulo.

Al contrario, aseguró, “ello representa una oportunidad de desarrollo e innovación tecnológica, así como la mejor estrategia de mitigación de emisiones de gases efecto invernadero y reducción de la huella de carbono, problemática que justamente por estos días nos tiene enfrentados al dilema de elegir energía barata y sucia hoy versus una matriz más equilibrada de cara al futuro”.


Para Marcela Angulo “la eficiencia energética ha demostrado en todo el mundo que es una estrategia exitosa para todos los involucrados, ya que reduce las demandas de nuevas plantas generadoras, reduce el costo de la energía y además, genera una industria de servicios especializados que crea empleos de muy buena calidad”. En este sentido, agregó, “ha sido probada en el mundo en países como Brasil, Australia y California, en Estados Unidos”.

“En el plan de recuperación económica del presidente Obama en EE.UU, le ha destinado billones de dólares a este tema, porque entendió que no sólo ayuda en los efectos ambientales, sino que además, en una industria que va a crear mucho empleo. Y Chile no se queda atrás y con esto estaría en sintonía con una de las principales metas del gobierno que es generar más empleo”.

Por su parte, Jaime Sujoy, representante del Banco Interamericano de Desarrollo en Chile, señaló que “estamos muy satisfechos con este evento y el proyecto que tenemos con Fundación Chile para desarrollar energías limpias, que es un tema muy importante para el banco en toda la región. El BID apoya todas las iniciativas en la región y los esfuerzos destinados al desarrollo de las energías sostenibles, a la diversificación de fuentes energéticas y también apoyamos a las pequeñas y medianas empresas. Por eso pensamos que el uso eficiente de las energías renovables no convencionales pueden ser un impulso importante para aumentar la productividad en las empresas, para generar nuevas oportunidades de negocios e inclusive impactar favorablemente en sus resultados y abrir nuevos mercados”.

Anesco Chile se originó  en octubre del 2009 y cuenta con el apoyo del programa de Energías Limpias de Fundación Chile, el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el cofinanciamiento de CORFO. Se presenta como un referente en el modelo de negocios que ya es muy exitoso en Europa, Estados Unidos y otros países de América Latina.

Este nuevo modelo de negocio introducido al país, tiene un potencial de mercado cercano a US$ 200 millones de dólares al año, según un estudio del Programa Energías Limpias de Fundación Chile y el PRIEN. Entre las ESCOs asociadas a Anesco Chile, hay grandes, medianas y pequeñas empresas como Eneco, Bluenow, Ecoi, JHG Ingeniería, Proquilab, Prevent, Terrasolar, y Seg Ingeniería, entre otras. Destaca también Johnson Controls, a cargo del proyecto Empire State, con presencia mundial.

Günther Klemmer, presidente de Anesco Chile, señaló que el objetivo principal de la institución es “apoyar, asesorar y entregar servicios a nuevas empresas ESCOs, para que cada vez hayan más. Queremos conformar una plataforma de comunicación con los organismos públicos y privados para el desarrollo de mecanismos financieros, técnicos y legales, destinados a promover el desarrollo de negocios ESCOs en Chile”.

Como antecedentes, la industria de las ESCOs en los Estados Unidos creció alrededor del 7 por ciento al año entre 2006 y 2008, alcanzando  ingresos anuales de aproximadamente US$ 4.1 mil millones el 2008, según un informe recientemente publicado del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (LBNL) y la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos (NAESCO). En este sentido, los autores del informe estiman que los ingresos anuales de la industria de las ESCOs llegarían hasta unos US$ 7.3 mil millones en 2011, lo que representa una tasa media de crecimiento anual del 26 por ciento por año entre 2009 y 2011.

Sin embargo y según explicó Ana María Ruz, directora del Programa de Energía Sustentable de Fundación Chile, la eficiencia energética enfrenta todavía muchas barreras que le impiden desarrollarse bien. “Hay una infinidad de barreras, como asimetría de información, barreras culturales y de hábitos, y en su implementación, por el acceso al capital, ya que en general las tecnologías eficientes tienen un mayor costo de inversión, aunque un bajo costo de operación”. En este sentido, señaló, “uno de los desafíos es contar con información básica que le de transparencia al mercado”.

Finalmente, Marcela Angulo destacó el rol que ha jugado la Fundación Chile en este tema. “Nosotros jugamos varios roles importantes. Primero, contribuimos a levantar las barreras generando información y desarrollando proyectos demostrativos, hacemos más transparente el acceso a la información e instauramos confianza en el mercado. También fortalecemos capacidades técnicas en el país y Anesco Chile es el mejor ejemplo de ello, ya que la masa crítica de empresas y profesionales agrupadas ahí tendrá un mayor posicionamiento. Por último, esta es una industria de innovación permanente, de modo que Fundación Chile colabora en la creación de nuevas industrias donde la innovación sea un tema central, creando así un nuevo sector en la economía”.

“Sin duda Anesco contribuirá de forma significativa a crear también en Chile este nuevo sector, donde la innovación será el motor que permita crear riqueza y empleo de calidad para nuestro país”, agregó.