jueves, julio 15, 2010

En Fundación Chile analizaron las energías limpias y su impacto económico
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Marcela Angulo y Daniel Kammen


Santiago, martes 14 de julio de 2010

Experto de EE.UU. en energías renovables
  • El profesor Daniel Kammen, director del Laboratorio de Energías Renovables y co-director del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad de California en Berkeley, expuso sus planteamientos ante un grupo integrado por los más relevantes agentes chilenos relacionados al tema.

Ampliar el uso de energías renovables no sólo es beneficioso para la autosuficiencia energética y el medio ambiente, sino que también tiene un importante efecto positivo sobre el empleo. Esa es una de las conclusiones de Daniel Kammen, director del Laboratorio de Energías Renovables y co-director del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad de California en Berkeley, quien en Fundación Chile analizó el tema del impacto económico y la eficiencia energética ante los más relevantes agentes chilenos relacionados al tema.

Invitado por la Embajada de EE.UU. en Chile, el profesor Kammen compartió hoy la experiencia del programa PACE (Property Assessed Clean Energy), un mecanismo mediante el cual el municipio de esa ciudad emitió bonos para financiar a sus residentes, creando un activo mercado para las tecnologías de eficiencia energética, colectores solares y techos solares fotovoltaicos, que ha generado riqueza y empleo de calidad en California.

Según el especialista, el programa PACE es una manera de financiar instalaciones de generación de energía renovable, donde la ciudad ofrece un préstamo que cubre la inversión para mejorar la eficiencia energética y la instalación de sistemas de energía solar para propiedades residenciales y comerciales dentro de una ciudad. El dueño de la propiedad paga el crédito a 20 años el crédito en las contribuciones.

Respecto de su implementación en Chile, Daniel Kammen señaló que “lo único necesario para aplicar el programa PACE en Chile es una organización que lo financie y una entidad que lo administre. Puede ser una Municipalidad, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial o bien, cualquier grupo que pueda proporcionar el capital inicial para lanzar la iniciativa”.

De acuerdo a su visión, muchas veces se asume que la protección del medio ambiente inevitablemente tiene un costo financiero. Sin embargo, un número creciente de estudios han encontrado precisamente lo contrario. En el caso de las energías renovables, el mayor uso de este tipo de sistemas ofrece beneficios económicos a través de inversiones en innovación y la creación de empleo. Al mismo tiempo, se protege la economía de los riesgos políticos y económicos asociados con la dependencia excesiva de un limitado conjunto de tecnologías de energía y combustibles.

En relación al tipo de energía que aconseja utilizar en Chile, aseguró que “las recomiendo todas, porque Chile, al igual que California, posee grandes ventajas: energía eólica, hidroeléctricas, geotérmica, todo es posible aquí y un programa como PACE podría viabilizarlas también en pequeña y mediana escala”.

Por su parte, Marcela Angulo, gerente del Área de Energía y Medio Ambiente de Fundación Chile, expresó que “Daniel Kammen ha sido un gran promotor de las energías renovables en California y en especial de los mecanismos innovadores de financiamiento de largo plazo que han viabilizado la eficiencia energética y las energías renovables a nivel residencial y comercial. Esta reunión surge como parte del permanente rol de Fundación Chile como antena tecnológica, que explora nuevas iniciativas y experiencias exitosas que puedan ser transferidas a nuestro país. “Hace unos 2 años que venimos siguiendo el desarrollo y los aprendizajes en la implementación de este programa en California y creemos que el momento para replicarlo en Chile ha llegado”, señaló.

Daniel M. Kammen

Kammen realizó sus estudios de pregrado en física en la Universidad Cornell y obtuvo su magister y doctorado en física en la Universidad de Harvard  por su trabajo en física teórica de estados sólidos y biofísica computacional. Posteriormente, fue becario post-doctorado Wezmann & Bantrell en el Instituto de Tecnología de California en las Divisiones de Ingeniería, Biología, y Humanidades.


 En julio de 1998,  Kammen ingresó al Grupo interdisciplinario de Energía y Recursos (ERG) de la Universidad de California, en Berkeley, como profesor asociado en energía y sociedad. Es además miembro de la Sociedad Estadounidense de Física, la Academia Estadounidense de las Artes y Ciencias, y de la Academia Africana de Ciencias.

 Los intereses del Dr. Kammen en investigación incluyen la ciencia, ingeniería, gestión y difusión de sistemas de energías renovables; impactos sanitarios y medioambientales de la generación y uso de energías; gestión de recursos rurales, incluyendo temas de género y etnicidad; cambio climático; y proyecciones energéticas y análisis de riesgos.

Es autor de más de noventa publicaciones en revistas especializadas, además del libro Should We Risk It?, de Princeton University Press, sobre riesgos medioambientales, tecnológicos y sanitarios. Además ha escrito numerosos informes sobre energía renovable y desarrollo.

Daniel Kammen es asesor de diversas entidades, entre las que se incluyen las agencias para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos y de Suecia; el Banco Mundial;  y el Comité de Presidentes sobre Ciencia y Tecnología (PCAST). También es miembro del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático.