jueves, diciembre 18, 2014

Efectuan encuentro regional de análisis de brechas salariales
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


INE SERNAM y SENCE
  • Directora Nacional del INE Ximena Clarck Nuñez indicó que la brecha salarial entre hombres y mujeres a nivel nacional es de un 33% y en la región de los Lagos esta cifra desciende al 26%
  • En cuanto a la participación laboral el 58% de los hombres está en el mercado y las mujeres en nuestra región un 42%, siendo el indicador nacional un 43%.
Puerto Montt, 17 de Diciembre 2014

La Directora Nacional del INE Ximena Clarck Nuñez indicó en el encuentro regional de análisis de brechas salariales que estas cifras nos permiten tomar decisiones con respecto a las políticas públicas que se deben implementar para disminuir las brechas que existen entre hombres y mujeres.

Los datos estadísticas proporcionadas nos indican que de cada 10 mujeres casi cinco se han incorporado al mercado laboral en la Región de Los Lagos., lo que aun no es suficiente si nos comparamos con la participación y ocupación masculina y los países de la OCDE, cuya participación es del 63,8%.

Para el Director Regional Subrogante del Servicio Nacional de la Mujer Boris Paredes Fernández, aún tenemos un panorama deficitario para las mujeres a pesar del aumento en la participación laboral y la disminución de la brecha salarial, fomentado por diversos factores, como la segregación ocupacional y discriminación de género en los mercados laborales, características del mercado de trabajo, escolaridad, grado de formación experiencia profesional, jornada laboral y tamaño de las empresas y sector económico además de la concepción social respecto al rol de la mujer en la sociedad, y la división sexual del trabajo.

La desigualdad salarial se incrementa a medida que se asciende en los tramos remuneracionales, la presencia de hombres aumenta y la de mujeres se reduce drásticamente. Sólo en el tramo de menores ingresos se logra una cierta similitud en la participación de ambos sexos.


La segregación horizontal produce que las ocupaciones masculinas tengan un mayor reconocimiento social y por consiguiente están mejor remuneradas que las ocupaciones femeninas. Cuando ciertos oficios se feminizan se devalúan social y económicamente, destacó el Director (S) SERNAM, los Lagos.

Con respecto a carreras profesionales y/o técnicos y trabajos las mujeres eligen aquellas que son menos rentables, o menos valoradas social y económicamente., que se deben a una limitación socio-cultural , muchas veces institucionalizada a través de prácticas sociales. Otra condición, es la autolimitación, porque algunas carreras son consideradas masculinas o las mujeres “optan” por el cuidado.

El ingreso medio mensual de los ocupados para ambos sexos en la región de Los Lagos se estimó en $380.456 para el año 2013, lo que implica una variación anual de -2,7%. La brecha salarial es de 26.2%, menor en 4.6 puntos porcentuales respecto de la medición anterior (INE, NESI, 2014). Cabe destacar que la Región de los Lagos se sitúa en el sexto lugar con la brecha más acotada.

Para Tatiana Hernández representante del Programa Buenas Prácticas Laborales del SERNAM nacional, los desafíos que tenemos al respecto es fortalecer el sistema nacional de capacitación, que permitan elevar la participación laboral de las mujeres, por medio del programa Mas Capaz del SENCE, implementar Buenas Prácticas Laborales con Equidad de Género en las organizaciones, empresas y servicios, eliminar el “impuesto” a la contratación femenina (Reforma Artículo 203) y promover una distribución equitativa de tareas de cuidado, e incentivar a las mujeres a que estudien carreras más valorizadas.

Por su parte el Director (S) Boris Paredes Fernández señaló que, “debemos propiciar un cambio cultural, el que se logra a través de distintas acciones relacionadas con los agentes sociabilizadores que están situados mayoritariamente en la familia, las instituciones de educación, los medios de comunicación, que posesionan de manera distinta a hombres y mujeres en puesto de trabajo remunerados y no remunerados”. “La Forma en que hacemos que la sociedad en su conjunto entienda que necesidad de incorporar a la mujer en igualdad de condiciones y de oportunidades es necesario porque de esa manera contribuimos a dinamizarla economía el crecimiento y desarrollo del país”.