sábado, septiembre 27, 2008

Educación 2020, 10 medidas inmediatas
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

CARTA ABIERTA

Sra. Michelle Bachelet, Presidenta de la República
Sr. Adolfo Zaldívar, Presidente del Senado
Sr. Francisco Encina, Presidente de la Cámara de Diputados
Sra. Mónica Jimenez, Ministra de Educación
Sr. Andrés Velasco, Ministro de Hacienda

Los abajo firmantes, adherentes todos al movimiento ciudadano EDUCACION 2020, nos dirigimos respetuosamente a ustedes para solicitar algunas acciones inmediatas, orientadas a imprimir la mayor aceleración posible a la mejora en la calidad educativa de Chile. Nos asiste el íntimo convencimiento de que este es el tema central que define el futuro del país, su crecimiento, equidad, justicia social, y también su capacidad para competir en un mundo globalizado y complejo.

Reconocemos los avances logrados hasta ahora, y entendemos que en la mejora de la educación intervienen numerosas variables, que requieren medidas de corto y largo plazo. Sin perjuicio de lo anterior, creemos que algunas de ellas pueden y deben ser adoptadas de inmediato. Cada año de atraso implica miles de estudiantes que egresarán de educación básica y media sin comprender totalmente lo que leen o sin poder resolver operaciones aritméticas sencillas.

Proponemos a continuación - de manera obligadamente resumida - algunas medidas de acción inmediata. Éstas son congruentes con el Manifiesto Educación 2020 que, por cierto, fue aprobado por unanimidad el día 16 de Septiembre por la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados. Seguiremos trabajando en el futuro para proponer medidas de mediano y largo plazo congruentes con este planteamiento, centrado siempre en las mejoras que deben ocurrir en la escuela y en el aula, como asimismo en el grave déficit de la enseñanza técnica, fuente de muchas de las distorsiones del actual sistema educativo.

Entendemos la gravedad de la situación económica internacional, y la necesidad de cautela en el manejo de las finanzas públicas. Lo que estamos solicitando en algunos casos no tiene costo, y en otros, costos relevantes, pero que creemos que perfectamente pueden financiarse a través de reestructuraciones del presupuesto público a lo largo del año fiscal 2009.
  1. Envío al Parlamento, a la brevedad posible, de un proyecto de ley sobre Carrera Docente, que siente las bases para que, en forma gradual pero garantizada, el país pueda contar hacia el año 2020 con una planta completa de profesores de nivel equivalente a los de países industrializados, con una estructura de remuneraciones e incentivos, monetarios y no monetarios, similares a los de otras carreras prestigiadas en Chile. Esta ley debe proveer, como en otros países, una estabilidad laboral razonable y una capacitación permanente a los maestros pero al mismo tiempo, debe permitir a los directores de colegios municipales la posibilidad de incentivar los mejores resultados y corregir las fallas más graves al desempeño docente. De no adoptarse esta medida, será muy difícil atraer a buenos egresados de educación media para que se conviertan en profesores, por mucho que se les provea de becas para sus estudios universitarios.
  2. Congruentemente con el punto anterior, solicitamos la asignación de 3000 becas adicionales, para alumnos con puntaje superior a 650 puntos en la PSU que opten por estudiar una carrera en pedagogía. Estas becas deberían cubrir la totalidad de la matrícula y aranceles, y un complemento de manutención en caso de tratarse de estudiantes de bajos ingresos. Estas becas sólo deberían asignarse a quienes prosigan y terminen sus estudios en carreras pedagógicas rigurosamente acreditadas.
  3. Es necesario terminar con los mal llamados “programas especiales de formación docente” de dudosa calidad, que no aseguran una formación adecuada a quienes estarán más tarde encargados de educar a nuestros hijos. Consecuentemente, debieran implementarse programas de acreditación de competencias a quienes hayan obtenido su título profesional por esta ruta.
  4. En el marco del reciente anuncio ministerial respecto al programa INICIA para mejorar la formación de profesores, que celebramos, solicitamos dar carácter obligatorio al examen nacional de habilitación, tanto de competencias disciplinarias como pedagógicas, para cualquier profesor que ingrese a trabajar en una escuela, sea esta municipal, particular subvencionada o privada. En esta etapa de nuestro desarrollo, el país no se puede dar el lujo de permitir el ingreso a las aulas de nuevos profesores que no estén plenamente acreditados.
  5. Modificación estatutaria para permitir que personas con las calificaciones y el liderazgo adecuado, que ganen los concursos correspondientes, puedan convertirse en Director de Escuela. Resulta incomprensible que sólo aquellas personas que detentan el título de profesor puedan ocupar dichos cargos, incluso en escuelas privadas. Asimismo, es necesario que las remuneraciones de los directores de escuelas municipales sean adecuadas, como para que profesionales de excelencia deseen ejercer esta labor de gran responsabilidad.
  6. Asignación de recursos complementarios a los municipios, que permitan la indemnización y retiro de aquellos directores vitalicios que no logren refrendar su posición en los concursos que supuestamente debieran terminar el 2008. Parece inaceptable que a estas alturas del Siglo XXI continúen en sus labores directores escolares que, en los hechos, no le rinden cuentas a nadie, y es la obligación de mantenerles el salario aunque pierdan el concurso la que impide de facto a los municipios concursar estos cargos.
  7. Permitir a los directores de escuelas municipales formar equipos docentes de excelencia, y contar con recursos flexibles para solucionar el déficit en áreas estratégicas, como por ejemplo matemáticas o inglés.
  8. Solicitamos acortar de manera significativa el plazo de tres años para definir el currículum de las escuelas de pedagogía, establecido en el programa INICIA. Al mismo tiempo, solicitamos que los recursos que se proporcionen para el mejoramiento de estas escuelas se asignen con estándares de exigencia estrictos y rigurosos, y que no sólo se asignen para la formación de profesores, sino también para la formación y perfeccionamiento continuo de los directores de escuela.
  9. Elaboración y publicación de un estudio, realizado con especialistas internacionales si fuera necesario, para determinar con realismo el costo que tendrá para Chile lograr una educación de calidad internacional para todos. Así, todos los ciudadanos y las fuerzas políticas podrán conocer con precisión las medidas financieras y fiscales de corto y largo plazo que será necesario adoptar.
  10. Si bien algunos datos están disponibles esporádicamente, es necesaria la publicación permanente de estadísticas, ampliamente disponibles y comprensibles para el público, respecto de, por ejemplo: porcentaje de alumnos con puntajes dentro del 25% más alto de la PSU que ingresan a estudiar pedagogía; porcentaje de profesores en ejercicio activo que hayan aprobado el inminente examen nacional de habilitación pedagógica; estructura de remuneraciones e incentivos de profesores respecto a otras profesiones del país; y resultados de los exámenes educacionales TIMMS y PISA, que permitan medir permanentemente la calidad de nuestra educación comparada con la de otros países.

A través de esta carta abierta, reiteramos nuestra invitación a la ciudadanía para que apoye estas propuestas inscribiéndose con nombre y RUT en nuestro sitio www.educacion2020.cl. Estamos seguros que la fuerza numérica creciente de nuestros adherentes ayudará a impulsar estas transformaciones.

Por último, un mensaje a todos los chilenos. La educación no es puramente un asunto de cifras e indicadores, es una cuestión de amor, valores y disciplina. Eso no depende de legislaciones, ni de recursos, sino de las actitudes que cada uno adopte como estudiante, apoderado, profesor, director de escuela, en cada hogar, escuela y colegio del país. En esta cruzada se juega la dignidad, la autoestima y el futuro del país. Preguntémonos diariamente si estamos haciendo lo suficiente por construir ese futuro.


EDUCACION 2020
El 20% más pobre de los estudiantes tendrá la misma calidad de educación que el 20% más rico en el año 2020.


Ciudadanos y ciudadanas: le proponemos a cada uno de ustedes una acción concreta y personalizada por Chile.

La realidad: desastre educacional

La calidad de nuestra educación es una vergüenza nacional que nos ha costado y seguirá costando décadas de inequidad, baja productividad, y por ende, bajas remuneraciones.

Si bien existen muchos maestros buenos, motivados, y que se sacrifican en condiciones extremas, es preciso que reconozcamos la cruda realidad: el 40% de los alumnos que ingresan a estudiar pedagogía no puede extraer conclusiones de un texto simple. Cuando se transforman en profesores 4 años más tarde, siguen sin poder hacerlo, y así se convierten en educadores. Esto está documentado.

No más del 10% de la población adulta de Chile - egresada de educación superior - entiende completamente lo que lee. Documentado.

Estos datos han estado disponibles y no hemos hecho nada. El mundo avanza vertiginosamente, y no parecemos darnos cuenta. Chile no va a ser jamás un país desarrollado si no resolvemos este lastre.
Esta es una injusticia que condena a la mayor parte de la población a una vida poco plena, poco productiva, dependiente de los recursos que la elite de turno quiera darle como gasto social. Es distinto regalar peces sobrantes, que enseñar a pescar.

No estamos aquí para culpar a nadie. Llamamos a no enredarnos de manera paralizante en disputas ideológicas, ni preservar parcelas de poder, se trata ahora de soñar Chile como país desarrollado y justo. Para hacerlo realidad, este es el proyecto país más importante, sin el cual el resto se esfuma.

Nuestra propuesta

Lo que importa es lo que ocurre dentro de la escuela y dentro del aula, no en el Ministerio de Educación.

Por ello, proponemos sólo dos metas, muy concretas y verificables:

Primero: todos los profesores tienen que tener - certificadamente - las mismas competencias de sus pares en países como Finlandia o España. Todos. El que enseña en un colegio del barrio alto de Santiago y el que enseña en una escuela rural.

Segundo: los directores de esas escuelas deben tener las competencias requeridas, los recursos y sobre todo las atribuciones necesarias para poder liderar el proceso educativo.

Para lograr estas dos metas, desafiantes, pero simples y claras, se requerirán
muchas cosas:
  • más y mejores jardines infantiles,
  • modificación significativa del Estatuto Docente,
  • evaluación docente inequívoca y transparente,
  • retiro anticipado y digno de muchos profesores,
  • entrenamiento de alto nivel y re-certificación para aquellos profesores que tengan el potencial,
  • concurso inmediato de los directores vitalicios de escuelas municipales que aun persisten en el sistema,
  • cierre de carreras pedagógicas espurias, que entregan títulos de profesor a personas no calificadas,
  • examen nacional de habilitación para nuevos maestros,
  • fortalecimiento a nivel internacional de las carreras pedagógicas serias,
  • uso intensivo de la televisión educativa y nuevas tecnologías para el aula,
  • reducción del número de alumnos por aula donde se requiera,
  • fortalecimiento de las atribuciones, capacidad técnica y ejecutiva de los sostenedores de escuelas públicas,
  • reparación o mejora de infraestructura deficitaria, y salas con una condición climática aceptable,
  • inmigración de maestros bilingües.


Lo más importante, por lejos:
  • becas y una promesa de remuneración equivalente a la de un ingeniero, abogado o médico, al momento de egresar, para que alumnos de buen nivel, como los que ingresan a ese tipo de carreras, se interesen en cursar una renovada y prestigiada carrera pedagógica, en un modelo educativo basado en el rigor, los valores, la excelencia y el esfuerzo, de profesores y sobre todo de los alumnos.
  • posibilidad de entrenar en pedagogía a egresados de alto nivel de otras carreras, que puedan hacer un gran servicio-país en escuelas deficitarias

Lo difícil. Si queremos soñar este Chile mejor, se requieren tres decisiones fundamentales.

Primera: Comenzar de inmediato. Realizar todo esto tomará no menos de doce años, de ahí el nombre de este movimiento. EDUCACION 2020, para que el 20% más pobre de los estudiantes tenga la misma calidad de educación que el 20% más rico en el año 2020.

Segunda: Suscribir un pacto nacional educativo a 12 años plazo, que contemple una negociación seria y constructiva con el Colegio de Profesores para modificar y flexibilizar el Estatuto Docente, sentando las bases para una nueva carrera docente de nivel internacional, y permitir que los directores de escuela puedan ser líderes educativos, en lo administrativo y lo pedagógico.

Tercera: Asumir, como país, el compromiso de invertir recursos crecientes, hasta llegar a más de mil millones de dólares anuales adicionales el año 2020, para eliminar esta lacra.

Da igual si los recursos salen de impuestos o del cobre. En cualquier caso será dinero de todos los chilenos. Preguntémonos si vale la pena invertir 5 o 7 de cada mil pesos que produzcamos, para comprarle un futuro a Chile.

Son tres decisiones, ninguna funciona sin las otras. No basta con más dinero.

Corresponde al gobierno, los parlamentarios, los políticos de todo el espectro, y el Colegio de Profesores, asumir esta responsabilidad mirando a largo plazo y pensando sólo en el bien del país.

Nuestro llamado a los ciudadanos y ciudadanas:

Les pedimos que a partir del lunes 8 de Septiembre, y por los siguientes diez días, salgan a la calle con una prenda verde. A lo largo de todo el país, los que creen en este sueño, súmense a esta propuesta con este pequeño gesto.

Un pañuelo, una polera, un gorro, una pulsera, lo que sea. Queremos crear una ola verde esperanza por diez días, para que los dirigentes políticos, corporativos y gremiales nos vean en las calles, para que nos tomen en serio y sepan lo mucho que nos importa la educación de todos los chilenos.

Este es un sueño que vale la pena y es un proyecto realista que - con fuerza de todos y un poco de suerte - puede reencantarnos y motivarnos a construir un futuro mejor, dejando atrás el individualismo y el escepticismo que nos corroe.

Hagan este gesto: muestren esa prenda verde con orgullo, por diez días. Aquellos que quieran ir más allá y apoyar formalmente esta propuesta, les pedimos que se registren, a partir de ahora y hasta el 18 de Septiembre, en www.educacion2020.cl

Imprimiremos esta propuesta, firmada por nuestros nombres y quienes se registren en el sitio web, e iremos respetuosamente a entregarla al Palacio de La Moneda, al Congreso Nacional y al Colegio de Profesores.

Igualmente, le pedimos a todos que le exijan a los candidatos a concejal, alcalde, parlamentario o presidente que se pronuncien sobre esta propuesta, si la apoyan de veras o la impugnan. Que sepamos por quién estamos votando.

Si están de acuerdo, les solicitamos además que colaboren, transmitiendo esta petición a familiares, amigos, colegas, compañeros, otras federaciones universitarias, vía email, facebook, o por cualquier otro medio.

Cordialmente, y con esperanza

Mario Waissbluth, profesor del Departamento de Ingeniería Industrial de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

René Lagos, Presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile.

Francisco Jeria, Presidente del Centro de Alumnos de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Carolina Contreras, Presidenta del Centro de Estudiantes de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile.

EDUCACION 2020
El 20% más pobre de los estudiantes tendrá la misma calidad de educación que el 20% más rico en el año 2020.