jueves, septiembre 01, 2016

Artista Jackie Práxedes inaugura exposición «Sin piel, alma a la intemperie» este viernes en la Casa del Arte Diego Rivera
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


A las 19 horas

La búsqueda de las formas a través de las formas del cuerpo otorgan la profundidad de pensamiento y la ligazón a la literatura que conforma el trabajo de la artista visual Jackie Práxedes que inaugura su muestra “Sin piel, alma a la intemperie” este viernes a las 19 horas en la Sala Mexicana de la Casa del Arte Diego Rivera, con entrada liberada.

Con el apoyo de la Corporación Cultural de Puerto Montt, la muestra consta de 15 obras inéditas de mediano y gran formato, realizadas desde junio del 2014, donde los trazos y frotados del pastel seco, las técnicas gráficas, el óleo sobre papel y el collage, dan vida a los Antropomonos, que es el nombre con el cual he denominado mis dibujos.

“Cada uno de ellos, a partir ciertos códigos corporales humanos, como las manos, los ojos, la boca, las piernas y otros, buscan ser representación del hombre más allá de la piel y la forma”, explicó.

Para la artista existe también en cada obra, la intención de abrir el dialogo que se produce desde la propia divinidad del ser hacia la divinidad Única. Se trata de la oración del espíritu hacia su Creador, a modo de ruego, suplica, interpelación o contemplación. Ello preña la expresión de cada rostro y la posición de las manos. También los ojos son importantes, en tanto se conciben como la puerta de entrada al ser.


JACKIE PRÁXEDES

Licenciada en Artes de la Universidad de Concepción. Tempranamente manifestó profundo interés en la literatura, vocación que más tarde halló forma de expresión visual mediante el uso del color y la forma. Ha realizado varias exposiciones individuales y colectivas tanto en Chile como en el extranjero.

Su trabajo intenta unir ambas disciplinas como un solo discurso poético, ello la impulsa a la saturación de las palabras visualmente como parte de la obra, sin embargo, la poesía es el susurro detrás de las formas, apareciendo de manera tácita en algunas composiciones, lo que ha otorgado a la pintura y el dibujo, el protagonismo del mensaje.

Persigue la manifestación del ser en sí mismo, como conjunto en movimiento y flujo constante. Una esencia vibratoria parte de todo lo que existe. Así, cada obra intenta reflejar desde su propia mitología el alma y el espíritu.