miércoles, agosto 12, 2015

Agricultores mejorarán su producción estival gracias a la cosecha de aguas lluvia
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Se trata de 26 proyectos que forman parte del Plan Piloto de Captación y Acumulación de Aguas Lluvia para la provincia de Llanquihue. Para ello, INDAP invirtió 46 millones 800 mil pesos, mientras que los pequeños productores aportaron 6 millones 330 mil pesos.

La sonrisa en el rostro de Bernarda Ruiz, pequeña agricultora de la comuna de Fresia, no se borraba. Atrás quedarían esos días en que a punta de esfuerzo, baldes y una larga caminata debía ir en busca de agua al riachuelo más cercano para poder regar sus cultivos en la época estival. Y es que el déficit hídrico no les dio tregua el verano recién pasado. La sequía impidió que sus porotos, arvejas, lechugas, acelgas, cilantro y repollos crecieran, lo que significó que los ingresos que percibía por la venta de sus productos se desvanecieran.

Bernarda es un claro ejemplo de lo que miles de familias vivieron en la región de Los Lagos producto del déficit hídrico, y ahora es parte de la solución tras la inauguración del Plan Piloto de Captación y Acumulación de Aguas Lluvia de la Provincia de Llanquihue.

Este proyecto, más conocido como Cosecha de Aguas Lluvia, se generó a inicios de año, gracias un esfuerzo en conjunto de la Gobernación Provincial de Llanquihue y el Ministerio de Agricultura, a través de INDAP, para apoyar a los pequeños agricultores a abastecerse de agua, principalmente en periodos de déficit hídrico. Tras ello se formó una mesa técnica que definió las necesidades de los pequeños productores de la provincia y se dio paso a este plan piloto, que busca ser un referente en el sur del país, y poder replicarlo en toda la región.

En la comuna de Fresia se desarrollaron cinco proyectos de acumulación y captación de aguas lluvia, mientras que en toda la provincia de Llanquihue son 26 las iniciativas. Para ello, INDAP invirtió 46 millones 800 mil pesos, mientras que los pequeños productores aportaron 6 millones 330 mil pesos.



En el caso de los estanques instalados en Fresia, se trata de estructuras autosoportantes con capacidad desde 15 mil a 40 mil litros de agua, que se llenan a través de canaletas instaladas especialmente para este objetivo.

Al respecto, el Intendente (s) de la región de Los Lagos, Juan Carlos Gallardo destacó este proyecto, ya que es una gran oportunidad para palear la sequía que se produce en el verano, "creemos que este es el inicio de un proceso de modernización en la gestión de nuestros pequeños agricultores, del punto de vista de aprovechar los recursos que ya existen, como en este caso la lluvia, que es abundante en invierno y escasa en verano con fines productivos, por eso buscamos esta forma de innovar, por eso valoramos a quienes han aceptado este desafío. Una vez validada esta experiencia piloto pensamos

en masificarla, para poder darle una mano a todos los agricultores y que tengan igualdad de oportunidades como nos ha mandatado la Presidenta Bachelet”.

Por su parte, el director regional de INDAP, Enrique Santis, expresó que lo fundamental de este proyecto es que las agricultoras y agricultores podrán serlo durante todo el año, ya que contarán con agua suficiente para cultivar sus predios.

“Son innovaciones necesarias de tener ante una situación de cambio climático, en territorios donde en invierno tenemos mucha agua y en verano es muy seco. Hacer proyectos de riego convencionales es una alternativa, pero tenemos predios donde se perfora y no hay agua, donde de no ser por esta tecnología sería muy difícil seguir haciendo agricultura. Estos proyectos pilotos el algo nuevo para nosotros como INDAP y también para los agricultores, pero que pensamos que si resulta bien, puede ser viable para toda la región de Los Lagos”, manifestó Santis.

Otra de las beneficiadas, al igual que Bernarda Ruiz, es Juanita Montiel, oriunda del sector Alto Bonito de Fresia. Su historia cala profundo, ya que producto de la sequía debe partir todos los veranos al norte a trabajar como temporera, para tener un sustento con el que mantener a su familia, ya que el agua no es suficiente para mantener su invernadero y su huerta, por lo que es imposible cultivar la tierra.

Sin embargo, como ella misma señala, la historia cambiará ya que gracias a su estanque de 40 mil litros de cosecha de aguas lluvias, podrá ampliar sus ventas de lechugas, pepinos y hortalizas en general. Explica que este ha sido un gran logro para poder expandir su producción durante el verano, ya que “en invierno agua hay, porque llueve bastante en el sur, pero en el verano comienza a escasear y tenemos solo agua para tomar, pero para regar nuestros invernaderos y huertos no tenemos agua y con esto nos va a cambiar la vida, por vamos a poder seguir trabajando nuestros invernaderos igual”.