martes, diciembre 02, 2008

Niños ecologines de alerce trabajan por su entorno
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


1 de diciembre de 2008 PACC

Bajo el alero del Programa Quiero Mi Barrio y el grupo scout Lawal, los pequeños no sólo aprenden de ecología, sino que también realizan importantes acciones de cuidado del medioambiente.

Un conjunto de actividades relacionadas con el cuidado del medioambiente realizan unos 13 niños de entre 8 y 14 años del barrio Alerce Histórico, guiados por el grupo scout Lawal de la ciudad satélite, en conjunto con el Programa de Recuperación de Barrios “Quiero Mi Barrio”, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo y la Delegación Municipal de la ciudad satélite.

En primera instancia, se creó un grupo de monitores que se capacitó en conceptos básicos de ecología, cuidado de recursos naturales manejo y mantención del agua y especies nativas. “Fue tanto el entusiasmo de los participantes que -de inmediato- planificamos una salida a terreno al parque nacional Lahuén Ñadi, con el fin de que los niños se interioricen en terreno sobre los temas tratados y conozcan los ejemplares de alerce, especie que origina el nombre de su ciudad y que, sin embargo, muchos de ellos no conocían”, contó el dirigente del grupo scout, Manuel Velásquez. Dicha actividad se realizó con el apoyo de los profesionales de CONAF que guiaron a los jóvenes excursionistas por los senderos de este parque.

Los niños también se interesaron en la recolección de pilas para evitar la contaminación del agua, para lo cual diseñaron recolectores que fueron distribuidos en los distintos establecimientos educacionales de Alerce, motivando la recopilación con un concurso, cuyo primer premio consistente en un paseo al parque nacional Alerce Andino, será para el curso que reúna la mayor cantidad de pilas usadas.

En otra ocasión, los pequeños ecologistas visitaron la ribera del Río Negro para observar la gran cantidad de basura que ahí botan los mismos habitantes del sector, causando la consecuente contaminación del curso de agua. El mismo problema observaron en las calles del barrio, por lo que iniciaron un trabajo exploratorio con los vecinos, a fin de conocer los principales puntos de acumulación de los residuos domiciliarios, y luego conseguir basureros que solucionen este problema.

Otra de las acciones de este grupo fue visitar el vivero municipal, donde conocieron el proceso de cultivo de las plantas y luego cada uno participó en la plantación de un alerce.
“Los niños están muy interesados en aprender sobre el cuidado del medioambiente y la naturaleza que los rodea, pero estas actividades también están orientadas para que conozcan y respeten su entorno urbano y, así, enseñarles a no repetir las experiencias de adultos que no siempre han sido responsable en esta materia”, resaltó Velásquez.

“De esta manera -agregó- el Programa Quiero Mi Barrio está rescatando un componente muy importante en la identificación cultural de este barrio ya que, una buena parte de su población, desciende o se relaciona con la cultura mapuche, que siempre se ha caracterizado por mantener una relación armónica y sustentable con la naturaleza.”