viernes, enero 25, 2008

Seremi de salud intensifica fiscalizaciones durante el verano
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook



25 de Enero 2008

El objetivo es prevenir la aparición de enfermedades de transmisión por alimentos en mal estado
  • Actividades de coordinación con municipalidades, inspecciones a festivales costumbristas y decomisos son las acciones realizadas por la Autoridad Sanitaria Regional.

Inspecciones sanitarias a los festivales costumbristas de Metri, Calbuco e Isla Tenglo serán las acciones realizadas por el equipo de fiscalización de la Seremi de Salud, durante el fin de semana, con el fin de resguardar la salud de la población y evitar la transmisión de enfermedades a través de los alimentos.

El intenso trabajo se ha desplegado en toda la región desde que se diera inicio a la temporada estival, visitando las diversas ferias costumbristas para verificar si los locales donde se expenden alimentos cumplen con las condiciones sanitarias necesarias estructurales y funcionales, como el abastecimiento de agua potable y la disposición de residuos sólidos en recipientes debidamente establecidos.

“La correcta procedencia, manipulación y mantención de los alimentos, además de las condiciones del personal que trabaja con los diversos productos, son algunas de las normas que debemos verificar en este tipo de eventos a los cuales asiste bastante población. Para ello hemos dispuesto de un completo operativo, con la fiscalización in situ de nuestros inspectores, quienes han realizado un gran trabajo para asegurar a la población el consumo de alimentos sin el riesgo de intoxicaciones”, sentenció la Seremi de Salud, Marcela Alvial.



Metri, Isla Tenglo y Calbuco

Por el momento no se han registrado intoxicaciones alimentarias y se ha constatado el buen funcionamiento de los festivales costumbristas, contabilizándose sólo una infracción por faenamiento clandestino de cordero. Las inspecciones continuarán en Metri el sábado y domingo, y en las localidades de Isla Tenglo y Calbuco, el domingo, informó la seremi, Marcela Alvial.

Coordinación con Municipalidades

Paralelamente la Autoridad Sanitaria ha realizado una serie de charlas técnicas y educativas, en diversas municipalidades de la provincia de Llanquihue, entregando orientaciones sobre el Reglamentos Sanitario de los Alimentos. En ese contexto el viernes 25, se efectuó una charla sobre Condiciones de Saneamiento en Mercados y Enfermedades de Transmisión Alimentaria a través del Departamento de Aseo y Ornato, de la Municipalidad de Calbuco a un grupo de 40 personas que se desempeñan en el Mercado Municipal y el Mercado La Caleta, de esta localidad.

Para los mismos efectos, el lunes 28 de enero, se concretará una reunión con el párroco de Alerce, Nelson González, con el objetivo de coordinar las medidas sanitarias que deberán cumplir las personas que expendan alimentos durante las festividades de La Candelaria. “Se trata de reuniones de coordinación, que creemos importantes para educar y prevenir la correcta implementación de los locatarios en las sucesivas actividades donde se expendan alimentos”, dijo la titular de salud, Alvial.



Decomisos de pescados y mariscos

Finalmente, la Secretaría Regional Ministerial de Salud, informó de dos decomisos, el primero de 320 kilos de salmón congelado en el retén Mirasol a un vehículo no autorizado y que transportaba el alimento de procedencia desconocida, la noche del jueves 24. El decomiso fue realizado en conjunto a carabineros, quienes requisaron el alimento para su posterior distribución a instituciones de beneficencia.

En tanto, hoy viernes alrededor de las 12.00 horas, los inspectores de la Autoridad Sanitaria en conjunto a carabineros de la tenencia carretera de Llanquihue, decomisaron unos 300 kilos aproximados de merluzas, salmones, choritos maltones, picorocos, jaibas y centollas desconchadas, para ser comercializados en Osorno, a una camioneta no autorizada para el transporte de mariscos y sin guía de despacho. El cargamento fue desnaturalizado en un vertedero debido a que sus condiciones organolépticas estaban alteradas para el consumo humano.

Leonardo Díaz B.