miércoles, noviembre 25, 2015

Egresó nuevo grupo de familias del programa Abriendo Caminos UACh
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

El equipo de profesionales del programa.

  • Junto con el egreso, Seremi de Desarrollo Social informó nueva adjudicación UACh de este programa para un nuevo grupo de familias e hijos.

Un nuevo grupo de niños, niñas y jóvenes junto a sus familias egresaron del Programa Abriendo Caminos de la Escuela de Psicología de la Universidad Austral de Chile Sede Puerto Montt.

En el Complejo Deportivo Busther de La Vara, en una tarde infantil, luego de 2 años de trabajo, se realizó la ceremonia de egreso de uno de los programas Abriendo Caminos-UACh, dependiente del subsistema de seguridades y oportunidades, Ministerio de Desarrollo Social, enfocado a los hijos de personas privadas de libertad, para apoyarlos a ellos y su familia en la reinserción social integral. Egresaron 34 familias, 59 niños de 0 a 18 años de las comunas de Puerto Montt, Puerto Varas y Llanquihue, que habían comenzado con este programa en octubre 2013.

Según informó la psicóloga y exalumna UACh Camila Bravo “cuando aplicamos la encuesta de satisfacción del programa, vimos que hay cambios de precepción en las mamás sobre ellas mismas, mejor relación entre madres e hijos, una mayor vinculación con la familia, cosas que pensamos no eran importantes para ellos, pero que al finalizar el programa nos damos cuenta que fueron positivos.”

Destacó que “estos grupos familiares están compuestos en su mayoría por mamás y abuelas la mayoría con dos tres, cuatro hijos incluso, y de escasos recursos.” Cada familia fue visitada el primer año semanalmente y el segundo año cada 15 días en su casa por el equipo, además de reuniones grupales periódicas en el Centro de Salud la Colina UACh. Aparte del equipo estable de psicólogos y trabajadores sociales, se contó con el apoyo de profesionales externos de otras áreas requeridas según las necesidades de cada familia según las prioridades de ellos, por ejemplo abogado, psicopedagogo, etc. Señaló también la psicóloga que “al existir una priorización de estas familias vulnerables en el sistema público, al sentir las familias que existe cierta preferencia por atenderlos, ha mejorado su relación con las instituciones.”

Dado el egreso de este grupo de familias, la Seremi de Desarrollo Social Daniela Pradenas aprovechó la oportunidad de informar que nuevamente la Universidad Austral, sede Puerto Montt, se adjudicó la ejecución de este importante programa para el período 2015-2017, “estamos muy contentos con esta nueva adjudicación ya que sabemos el gran compromiso y trabajo de los profesionales de la universidad con este programa. Como Ministerio valoramos esta alianza entre la academia y este servicio público, dado que son precisamente estas instancias las que dan mayor pertinencia a la ejecución de nuestras políticas públicas en el territorio.”

Por su parte la profesora Alejandra Sánchez coordinadora del Programa Abriendo Caminos de la Escuela de Psicología UACh, señaló que, la Universidad Austral de Chile está poniendo sus mejores elementos al servicio de este programa, los mejores exalumnos de psicología con los mejores rendimientos académicos están trabajando en Abriendo Caminos.

Los beneficiados

La señora Patricia y sus dos hijos de 8 y 12 años, fueron beneficiarios por este programa, ella señaló que el programa les ha ayudado harto, tanto en lo económico y apoyándolos como familia en lo psicológico sobre todo a los niños. Mirando hacia atrás desde que se inició en el programa Patricia destacó que existe más unión y más contacto con sus hijos, que superó su depresión y salió adelante con su grupo familiar. “Nos han ayudado harto, me han aclarado algunas dudas que yo tenía en cuanto a mi marido que está privado de libertad y harta ayuda, igual que los talleres que asistí. Encuentro poco que dure dos años, uno empieza a salir y ya se termina, es un proceso largo el que vivimos y no es suficiente.”

La señora Herna destacó que el “Abriendo Caminos nos ayudó a nosotros como familia sobre todo en la parte psicológica de mi hija de 15 años, a ella le dio depresión y la han ayudado harto. Nosotros los recibimos como una familia, la confianza que me dieron, es para contar nuestros problemas, confiar y compartir nuestros problemas y muchas cosas más que vivimos. A veces uno no encuentra palabras para hablar con mi niña adolescente, tenemos mucha diferencia de edad, y ellos me ayudan. A ella no le va tan bien en el colegio, y del abriendo caminos nunca la han dejado sola. Yo estoy agradecida, nunca había sentido ese apoyo. Me dan ganas de quedarme, no queremos egresar, quisiéramos estar dos años más.”