viernes, noviembre 20, 2015

Final feliz para pudú que fue encontrada en sector urbano de Puerto Montt
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Animal fue liberado por personal del SAG y Conaf en el Parque Alerce Andino

  • Ciervo fue visto en reiteradas ocasiones entre las calles Regimiento y Egaña. Tras su rescate fue derivada hacia el Hospital Clínico Veterinario de la Universidad San Sebastián, donde se diagnosticó que la hembra se encontraba preñada. Finalmente fue devuelta a su hábitat natural.

Puerto Montt, viernes 20 de noviembre de 2015.- No se sabe cómo llegó al radio urbano de Puerto Montt. Lo cierto es que la hembra pudú que deambuló por más de treinta días entre calles Regimiento y Egaña fue finalmente liberada a un ecosistema más seguro para el desarrollo de la vida animal.

En efecto, luego de ser atrapada por un chofer de taxi colectivo que llevó al animal hacia la tenencia de Carabineros del Reloncaví, personal del SAG llegó al lugar y decidió trasladar al ciervo hasta el Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre (CEREFAS) de la U. San Sebastián.


“Al ser examinada, se comprobó que la hembra pudú se encontraba en buen estado y presentaba seis meses de gestación, encontrándose la cría en perfectas condiciones, por lo que se le suministraron los alimentos y cuidados necesarios para su posterior liberación”, indicó Guillermo Santibáñez, director de la carrera de Medicina Veterinaria de la USS.

De acuerdo al profesional, lo más probable es que la hembra se haya aventurado hacia la ciudad arrancando de alguna jauría de perros.

Lo cierto es que este caso es el segundo que se presenta en el mes de noviembre. Hacía pocos días atrás los médicos veterinarios de la universidad San Sebastián también recibieron una pudú desde el sector de Ralún que finalmente fue devuelta a su hábitat natural en el Parque Vicente Pérez Rosales.

En tanto, la hembra encontrada en el sector urbano de la ciudad, fue liberada por personal del SAG y CONAF en el sector Sargazo del Parque Nacional Alerce Andino. Un final feliz para un animal que está catalogado por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como una “especie en estado vulnerable”, es decir, presenta una alta probabilidad de convertirse en una “especie en peligro de extinción”.