jueves, abril 21, 2011

Estudio revela bajos niveles de arsénico y mercurio en comida escolar
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

Según estándares toxicológicos internacionales


  • Los niños chilenos reciben una alimentación adecuada en las escuelas públicas. Ésa es la principal conclusión del primer estudio chileno sobre la presencia de arsénico y mercurio en los alimentos. La investigación fue realizada por nuestra Universidad, la del Bío-Bío y la Austral de Valdivia, y abarcó a 65 escuelas a lo largo de Chile. El estudio concentró al 10 por ciento de la población de Chile, la que corresponde al grupo etario escolar entre los 6 y 18 años.

El arsénico es un metal tóxico que afecta diferentes sistemas de órganos, incluyendo el digestivo, y su presencia permanente puede producir cáncer. En el caso del mercurio, los daños repercuten en el hígado y los riñones, aunque también puede producir dermatitis y alteraciones en el sistema nervioso.

Con el fin de prevenir estas afecciones, el Dr. José Miguel Bastías de la Universidad del Bío-Bío, bajo la dirección de la Dra. María José Galotto, del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Santiago de Chile (Usach), y del Dr. Ociel Muñoz, de la Universidad Austral de Valdivia, realizó en su Tesis Doctoral un estudio sobre la alimentación que reciben los niños en 65 escuelas a lo largo del país, pertenecientes al Programa de Alimentación Escolar, (PAE), de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, Junaeb.

La investigación -con una duración de tres años- permitió concluir que los alimentos (desayuno y almuerzo) que entrega la entidad, cumplen con los patrones internacionales en metales pesados. En concreto, el estudio arrojó que los niveles de mercurio promedio detectados correspondieron a 4,7 ug (microgramos)/día, alcanzando sólo el 12,9 por ciento de la Ingesta Diaria Tolerable Provisional establecida internacionalmente.

En el caso del arsénico total, como promedio, sólo se detectó un 12,7 ug/día, lo que equivale a un 1,2 por ciento según las escalas internacionales. Para el arsénico inorgánico, el estudio arrojó que el nivel promedio alcanzado era 5,4 ug/día, lo que corresponde al 12,2 por ciento de los valores aceptados internacionalmente.

La ventaja de este estudio radica en que las muestras analizadas correspondieron a desayunos y almuerzos que los estudiantes consumen diariamente y que en muchos casos, es la única alimentación que el escolar recibe en el día, convirtiéndose así en el único estudio a nivel internacional que se realiza sobre la alimentación directamente consumida. En este caso, el estudio concentró al 10 por ciento de la población de Chile, que corresponde al grupo etario escolar entre los 6 y 18 años.

Además, los investigadores obtuvieron otros datos relevantes, como que en el caso de las regiones mineras -catalogadas como sectores de riesgo por sus tierras con altos contenidos de minerales-, los resultados contradijeron lo esperado, ya que los alimentos provenían de otras zonas que garantizan una alimentación saludable.

El grupo trabaja, actualmente, en una propuesta legislativa para el caso de los envases plásticos que tienen un contacto directo con los alimentos. “Estos envases plásticos, como las bolsas de los cereales, ceden componentes con características toxicológicas a los alimentos. En Chile no existe legislación al respecto y estamos muy desfasados con respecto a la normativa internacional”, concluyó la Dra. María José Galotto.

Por Nicole Becerra.


Para mayores antecedentes de esta y otras noticias, visite: www.usachaldia.cl