martes, julio 21, 2009

Semillero del Conjunto Folklórico San Pedro de Angelmó de Puerto Montt
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Un total 27 niños y niñas son los que componen el Semillero del Conjunto Folklórico San Pedro de Angelmó de Puerto Montt, proyecto que comenzó a desarrollarse hace tan sólo 4 semanas los días sábados entre las 11:00 y 13:00 hrs., en el salón de la parroquia del mismo nombre, ubicada en calle Linares de nuestra ciudad.

La iniciativa que está a cargo de 4 monitores, quienes son integrantes del elenco de danzas de la propia agrupación, ha tenido una gran convocatoria debido a que existe un trabajo organizado y especialmente dirigido a niños en edades entre los 5 y 13 años, en cuyas jornadas se está enseñando la ejecución de danzas de la zona sur pero, además, ello se va complementando con información básica y fundamental sobre la historia del folklore y aspectos de nuestra cultura tradicional. más adelante se irán integrando danzas de la Zona Central y Rapa Nui.

El proyecto, que es absolutamente gratuito para sus participantes, se denomina Semillero SAN PEDRITO DE ANGELMÓ y pretende mostrar sus primeros frutos ante la comunidad puertomontina en el mes de septiembre, en el marco de la Gala Aniversario Nº 17 de la agrupación, cuya fecha y lugar se anunciarán próximamente. Por lo tanto, existe un período de tiempo suficiente para el aprendizaje de los niños y el dominio escénico que estos deben mostrar conforme van adquiriendo experiencias artísticas.



Para la Directiva del Conjunto San Pedro de Angelmó es fundamental que la tarea del folklore se realice desde la niñez, más aún cuando existen aptitudes y talentos que necesitan ser mostrados. Es por eso que el deseo de la agrupación es transfromarse en una gran institución folklórica que integre a la comunidad y que esta sienta la importancia que tiene el desarrollo de nuestra cultura, sobretodo cuando se trata de rescatar y revivir cantos y danzas que formaron parte de la idiosincracia de la gente y conforme pasan los años van quedando olvidadas en su práctica habitual.


Alejandro Ayancán