miércoles, julio 22, 2009

Proyectos de emprendimiento energético entran a evaluación
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Comisión de expertos definirá a ganadores de concurso regional

29 ideas de negocios continúan en carrera para convertirse en proyectos ganadores del concurso desarrollado por SERCOTEC, la Agencia Regional de Desarrollo Productivo y el GORE Los Lagos, y que entregará hasta seis millones de pesos para financiar iniciativas destinadas al ahorro y generación de energía utilizando fuentes no convencionales. En ese sentido, la segunda versión de este fondo concursable, pionero en el país y único en su tipo a nivel nacional, cuenta entre las propuestas presentadas con proyectos en áreas como los biocombustibles, energía hidráulica, leña certificada, secadores solares y casas bioclimáticas. Del mismo modo, buena parte de las iniciativas que siguen en competencia provienen de las provincias de Llanquihue y Chiloé, destacando las comunas de Puerto Montt, Castro y Puerto Varas.

PREMIACIÓN EN AGOSTO

Una vez finalizada la revisión de los proyectos por parte de un equipo evaluador, corresponderá a una comisión determinar las ideas de negocios ganadoras, para entregar los recursos y certificados dentro de las primeras semanas del mes de agosto, según indicó en ese sentido el director regional de SERCOTEC, Nicolás Benko: “Estamos muy satisfechos por el concurso de energía y eficiencia energética que desarrollamos este año, ya que 29 proyectos pasaron a la etapa de revisión en comisión y gabinete, para poder estar premiando dentro de la primera quincena de agosto. Este año hemos recibido proyectos de biodiesel, energía eólica, y también algunas novedades como la captación y distribución de agua, lo que ha significado mayor diversificación respecto a lo que recibimos el año pasado, por lo que esperamos tener los resultados prontamente para así informar a los ganadores”, comentó.

Es preciso recordar que la primera versión de este concurso premió a cinco proyectos, dos de la provincia de Osorno y tres de Chiloé, lo que permitió financiar negocios en áreas como el diseño y construcción de casas bioclimáticas, fabricación y venta de termopaneles, e instalación de biodigestores para utilizar desechos agrícolas en la generación de combustible.