jueves, agosto 31, 2017

Asume nueva directiva de la Asociación de Artistas Plásticos de Puerto Montt
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Por dos años

Tras el reciente proceso de elección, los miembros de la Asociación de Artistas Plásticos –herederos de la Escuela Pictórica de Angelmó- designaron a la nueva directiva que los representará y que estará encabezada por su presidente Fernando Kuschel por un periodo de dos años.

Los restantes integrantes de la directiva son Cristián Contreras (vicepresidente), Ana Cristina Campos (secretaria), José Luis Vargas (tesorero) y Gabriel Valerio (primer director).

Con un proceso de creatividad y vigencia ininterrumpida, la Asociación de Artistas Plásticos de Puerto Montt (que logró su personalidad jurídica en 1991) es la digna continuadora de ese devenir histórico del Grupo Plástico Angelmó.

ASOCIACIÓN ARTISTAS PLASTICOS

Desde 1950 un grupo de pintores se reunían a pintar y recrear el paisaje costero en el sector de Angelmó. Destacada era la presencia del chillanejo Pacheco Altamirano, que junto a otros pintores locales dieron forma al que se denominó Grupo Plástico Angelmó.

La antigua Casa de Botes, fue el alero del grupo. En ella se hicieron realidad múltiples actividades, pinturas en terreno, exposiciones. A este movimiento concertado de artistas también se le conoció como la Escuela de Angelmó.

Tras el gran terremoto de 1960 queda destruido el local que servía de refugio y taller de los pintores (como gran parte de la ciudad), tragedia que llevó a que muchos artistas buscaran nuevos rumbos de manera independiente.

Fue en ese encantador paisaje que el gran pintor chillanejo, Arturo Pacheco Altamirano, hace de Angelmó, un lugar conocido en todo el mundo.

Vale recordar también a los maestros: Manuel Maldonado, Hardy Wistuba, Héctor Wistuba, Gastón Gómez y muchos otros más que, han contribuido en la elaboración de un imaginario y de una escuela pictórica a pleno aire. Hoy, esta institución subsiste con nuevos miembros y se hace llamar Pintores de Angelmó, con la misión de prolongar el amor por la pintura con identidad propia en el sur de Chile.