sábado, mayo 24, 2008

Familia afectada aún no recibe ayuda prometida por OREMI
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


A más de un mes del derrumbe de Llaguepe

La tragedia de Chaitén no puede servir de excusa para el gobierno no cumpla sus compromisos, expresó la diputada Marisol Turres.

La diputada de la UDI Marisol Turres denunció que a más de un mes de ocurrido el derrumbe que destruyó la vivienda de la familia de Corina Soto en la localidad de Llaguepe, comuna de Cochamó, los afectados aún no reciben el auxilio prometido por la Oficina Regional de Emergencia.

La parlamentaria conoció en terreno la dramática situación de esta familia, por lo que el 24 de abril pasado, hizo un llamado a la municipalidad y a otros servicios como la Gobernación Provincial y OREMI para que envíen ayuda a los afectados, quienes hasta ese momento no habían recibido asistencia de ningún tipo, situación que fue reconocida por el Gobernador Provincial quien pidió disculpas públicas. "Quedé consternada al ver como la fuerza de la naturaleza se llevó el sacrificio de 40 años de trabajo. Por ello, junto con denunciar esta situación hice un llamado público a la Gobernación y OREMI para acudir en ayuda de este grupo familiar", señaló la diputada Marisol Turres.

Frente a ese llamado, hace más de un mes el director regional de ONEMI informó que luego de ocurrido el derrumbe, los damnificados habían sido trasladados a la sede social de Llaguepe y que ese organismo había enviado materiales para la reconstrucción de la casa habitación, lo que fue desmentido por la parlamentaria.

“Lamentablemente debo dar a conocer que ninguna de las afirmaciones del Director de OREMI se cumplieron. Los afectados nunca fueron trasladados a la sede social , siguen de allegados en casa de vecinos, y hasta la fecha no han recibido los materiales de construcción prometidos”, indicó.

"El director regional de ONEMI ha entregado información errónea, ha faltado a la verdad públicamente, y ha jugado con el sufrimiento de esta familia. Es muy delicado y lamentable que el responsable del organismo encargado de coordinar los medios de ayuda frente a las emergencias aún no haga llegar materiales de auxilio a los afectados. Lo que esta familia necesita es una solución real a sus problemas y no una solución ficticia entregada en forma irresponsable a los medios de comunicación. El Intendente debe poner orden, pues la tragedia de Chaitén no puede servir de excusa para que los funcionarios de su dependencia falten a la verdad y no cumplan con sus compromisos con los afectados", finalizó la diputada de la UDI Marisol Turres.