miércoles, marzo 16, 2016

Dirigentes de organizaciones medioambientales y políticas se manifiestan con respecto a floración de algas
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Ante el evento de floración de algas (Bloom) que ha generado mortalidades de casi 30 millones de salmones en la Región de Los Lagos y una cantidad aún no reconocida de salmones en la Región de Aysén y las medidas sanitarias y ambientales dispuestas por los servicios públicos y empresas afectadas, las organizaciones abajo firmantes manifiestan lo siguiente:
  • Tanto la Armada de Chile como SERNAPESCA y la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA) son servicios públicos cuya función es velar por el interés nacional y ciudadano, una vez más en riesgo ambiental y sanitario por la negligencia de las empresas salmoneras en el cuidado de un bien nacional como lo es el Mar de la Patagonia.
  • En estricta relación con ese bien común que los servicios públicos señalados están mandatados a cautelar, llamamos a sus autoridades y responsables a clarificar la situación real de los efectos de un Bloom de algas que está causando mortalidades desde enero de 2016 en centros salmoneros de las Regiones de Los Lagos y de Aysén, según los antecedentes que hemos recogido incluso de los propios trabajadores salmoneros.
  • Los efectos del Bloom de algas han sido circunscritos, tanto por los servicios públicos como por las empresas, a un evento ocurrido durante el mes de Febrero del año en curso y en el Seno del Reloncaví, información que no corresponde a la verdad. Sólo considerando las mortalidades causadas por el Bloom de algas en Isla Matilde, Archipiélago de Los Chonos en la Región de Aysén, el Bloom de algas se extiende hasta 430 kilómetros al sur de la Isla Guar e Islotes Caicura, donde oficialmente se habría iniciado el Bloom referido.
  • Considerando lo anterior, resulta del todo lógico suponer que las mortalidades y especialmente la acumulación de estas, es superior a las 38 mil toneladas que han señalado los servicios públicos y empresas salmoneras a través de los medios de comunicación.
  • Hemos tenido que recurrir al amparo de las leyes que protegen nuestro acceso a la información para poder establecer la verdadera magnitud tanto del evento de floración de algas como de los efectos que sigue produciendo, ante la parcialidad de la información que ha sido entregada por los servicios públicos a la prensa, probablemente para reducir el efecto bursátil del desastre y las responsabilidades propias de tales servicios y empresas en la generación del evento. De acuerdo a la información que se nos entregue tras estas consultas, iniciaremos en conjunto y con las organizaciones que así deseen acompañarnos, las acciones legales que correspondan en post del reestablecimiento de nuestro derecho constitucional a vivir en un ambiente libre de contaminación, amenazado hoy, una vez más, por la Industria Salmonera.
  • Consideramos como una absoluta irresponsabilidad que los servicios públicos sigan atribuyendo al Fenómeno del Niño la exclusiva responsabilidad en el inicio y mantención del Bloom de algas, un discurso que es entendible en las empresas involucradas y en los investigadores, académicos y voceros que para la Industria salmonera trabajan, pero que es intolerable en las reparticiones públicas cuyo deber es proteger el bien común y no el interés privado.
  • La Floración de algas y otros eventos con características equivalentes a la actual, se debe principalmente a la política de auto-regulación de la Industria, al débil rol del Estado en la evaluación de los proyectos salmoneros y a una institucionalidad ambiental insuficiente para regular y fiscalizar a una industria que se comporta como un Arma de Destrucción Masiva respecto al medioambiente acuático que interviene. De no existir un cambio profundo no sólo en las normas, sino también en los funcionarios que integran los servicios públicos que deben aplicarlas, este evento será uno más en la colección de desastres ambientales generados y por generar por la Industria Salmonera.
  • Solidarizamos con los trabajadores embarcados en las naves que llevan semanas cargados con salmones putrefactos frente a las costas de Calbuco, por los riesgos que conlleva la exposición de tales trabajadores a materia orgánica en descomposición, así como con buzos y personal de plantas de proceso que han sido objeto de una explotación laboral incalificable por parte de las empresas salmoneras.
  • Finalmente, queremos manifestar nuestra gran preocupación por los posibles daños ambientales que podrían generar los salmones descompuestos, teniendo ya el ejemplo de lo acontecido en el año 2006 en Cochamó, Estuario del Reloncaví, con sus aguas contaminadas biológicamente por mortalidades lanzadas al mar por la empresa TRUSAL y el desastre causado por AQUACHILE en Repollal, sector de Melinka, en el año 2009, donde la putrefacción de salmones muertos por el virus ISA liquidó bancos naturales en una gran extensión y generó alergias a la piel de los algueros locales.

Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt.
Centro Austral de Derecho Ambiental.
Comité Cultural, Social y Medioambiental de Trabajadores y Productores de Algas del Río Maullín.
Partido Ecologista Verde de Región de Los Lagos.
Partido PODER Ciudadano Región de Los Lagos.