jueves, febrero 28, 2013

Diputada Turres recurre a Contraloría por persecución laboral a mujeres en municipalidad de Maullín
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


  • Una presentación a la Contraloría Regional realizó la diputada Marisol Turres para que investigue y sancione el menoscabo y acoso laboral que están sufirendo las  funcionarias municipales, Juana Díaz y Mirian Ramirez, por parte del alcalde de esa comuna y ex administrador municipal, Jorge Westermeir
La parlamentaria señaló que “mientras el alcalde seguramente celebrará el día de la mujer con grandes  discursos, sobre el respeto a las mujeres y con actividades festivas, éstas mujeres que son sus funcionarias sufren su persecución. Por eso  las mujeres de esa comuna deben saber la forma abusiva en que se está tratando a Juanita y a Miriam, dos mujeres cuyo única falta es no ser incondicionales a sus intereses personales y políticos, por eso hacemos esta presentación para que el órgano contralor conozca y sancione lo que han vivido.”

La presentación describe la situación de Juana Díaz quien trabaja desde 1987 en salud municipal con residencia en Carelmapu, donde formó su familia: “Juanita ha sido víctima por parte del actual alcalde y ex administrador municipal, de hostigamiento laboral que consisten en traslado injustificado de la ciudad donde presta sus funciones (desde Carelmapu a Maullín), amenazas de despedirla sin justificación técnica, además del maltrato telefónico, amedrentamiento laboral y marginación de trabajos previamente informados por la Jefa de Departamento de Salud”. Además, señala la diputada “por si lo anterior no fuera suficiente, el lunes 25 de enero, se le comunicó verbalmente su traslado a la localidad de Quenuir, sin motivos de índole laboral, sino que obedece a motivos personales y políticos”.

La situación de Miriam Ramírez es similar, manifiesta Marisol Turres: “Miriam después de 10 años de trabajo como Encargada de Finanzas de Salud, fue destinada al Some de Carelmapu, para atención de público, con lo que se le causa menoscabo laboral y económico pues ella debe trasladarse todos los días a otra ciudad, costeando la mayor de las veces su movilización. Este caso ella sufre este hostigamiento únicamente por haber denunciado situaciones en el pasado sobre el funcionamiento del municipio. De hecho Contraloría ya se pronunció cuando el alcalde la privó en forma arbitraria de parte de sus ingresos, ordenando al municipio -en enero de este año- el pago retroactivo de todas las prestaciones adeudadas.”

“Por esto motivos he solicitado que funcionarios de esa entidad se constituyan en la Municipalidad de Maullín, para entrevistar a las afectadas quienes podrán exponer con mayores detalles la situación que les afecta, y ordenar que se les reintegre a las labores habituales, en el CESFAM de Carelmapu en el caso de Juana Díaz y en Finanzas del Departamento de Salud en el caso de Miriam Ramírez. A pocos días del Día Internacional de la Mujer, los abusos en Maullín deben terminar”, finalizó la diputada Marisol Turres.