martes, marzo 27, 2012

Chiloé Central y Estuario del Reloncaví, sin peligro de enfermedades para el cultivo de choritos
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook



Estudio de Fundación Chinquihue y Universidad Arturo Prat lo confirma

No hay riesgo de enfermedades que afecten el cultivo de choritos en el Estuario del Reloncaví y en Chiloé Central, es el principal resultado del estudio “Reforzamiento de las Capacidades de Investigación en el Área de Patologías de Moluscos” hecho por Fundación Chinquihue y Universidad Arturo Prat en dicha zona de la Región, durante los últimos seis meses.
La iniciativa contó con el financiamiento de Conicyt, y tuvo como objetivo aprender técnicas para identificar parásitos en los productos Chorito y Culengue, cuyo cultivo y extracción son de vital importancia para los pescadores artesanales de ambos sectores.

El proyecto, contempló la asesoría de la doctora en Biología y experta en parasitología y patologías de moluscos bivalvos de importancia comercial, Florencia Cremonte. Se analizaron ejemplares adultos y semillas de Mejillón del Estuario y de Chiloé Central, en un trabajo coordinado con la Fundación Chinquihue y la Universidad Arturo Prat, concluyendo que la población de Choritos no tiene una enfermedad que afecte el consumo humano o tenga efectos sanitarios o productivos, lo que interpreta la experta trasandina como muy importante, porque “deja tranquilos a los pescadores artesanales y a los productores de este recurso, para venderlo a plantas de proceso y/o a los mercados de consumo en fresco”, indicó.



Los resultados de la investigación fueron dados a conocer en un taller llevado a cabo en el Hotel Cesar Bussiness de Puerto Montt, donde participaron pescadores artesanales del Estuario del Reloncaví y de Chiloé; organizaciones gremiales, académicos, Sernapesca, Subpesca y representantes de los rubros pesquero y acuícola de la Región de Los Lagos.

La exposición fue hecha por Florencia Cremonte, quien valoró el proyecto ejecutado, porque “los actores que participan del proceso de cultivo y producción, aprenden sobre los parásitos que hay, sobre las enfermedades posibles y de esta manera, se tiene el conocimiento y la experiencia para solucionar problemas antes de que haya un impacto negativo”, señaló.

Los profesionales participantes en el proyecto “Reforzamiento de las Capacidades de Investigación en el Área de Patologías de Moluscos”, trabajaron con la metodología de la Organización Mundial de Sanidad Animal, cuyo foco de interés es el impacto de las enfermedades en la producción.

La determinación de la zona de aplicación del estudio estuvo enmarcada en el proyecto Fondef de Fundación Chinquihue, “Desarrollo de Gestión de Negocios en Pescadores Artesanales Mitilicultores del Estuario del Reloncaví, Incorporando el Concepto de Gestión de Calidad”, que implementa desde el año 2009 en esta última área.