jueves, abril 17, 2008

Diputada Turres frente a primer asesinato de un recluso en un recinto concesionado
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


17 de abril de 2007.

Esto no puede ocurrir en un penal de 36 millones de dólares

Junto con lamentar los hechos criticó la falla del sistema de televigilancia y la falta de personal de Gendarmería en la cárcel de Puerto Montt.

“No es posible que un penal que costó 36 millones de dólares, tenga materiales incompatibles con las medidas de seguridad que requieren este tipo de recintos”, expresó la diputada de la UDI Marisol Turres tras conocer y lamentar el asesinato de un recluso durante una riña al interior de la cárcel concesionada de Alto Bonito en Puerto Montt.

En el primer homicidio que se produce al interior de un penal concesionado, se empleó un arma cortopunzante fabricada con trozos de malla metálica, presente en los módulos de Alto Bonito.

Este asesinato se suma a la serie de irregularidades en este recinto desde antes de su entrada en operación en octubre del año pasado. La parlamentaria recordó que la cárcel fue licitada originalmente en 22 millones de dólares, y que fue inaugurada por la Presidenta Bachelet con cerca de un año de retraso y un costo final de 36 millones de dólares.

“La concesionaria VINCI no cumplió con los plazos establecidos, las empresas contratistas que trabajaron en la nueva cárcel quebraron porque la concesionaria no les pagó oportunamente. Además en junio del 2007 denuncié graves problemas de construcción pues algunas secciones estaban inundadas por el agua, lo que fue reconocido por la subsecretaria de Justicia. Solicité a la Seremi de Salud un sumario sanitario por las denuncias de los gendarmes e internos por las malas condiciones higiénicas de la alimentación. Han pasado largos meses y aún no tengo respuestas por el resultado de esa investigación”, precisó la diputada Marisol Turres.
“Si todas estas anomalías no fueran suficientes, ahora se produce este crimen, el que fue perpetrado con un arma confeccionada con trozos de una malla metálica presente al interior de los módulos, y del que no hay registro en video dado que la cámara de vigilancia no funcionó”, agregó.

Otro punto que hizo presente la diputada Marisol Turres es la falta de personal de Gendarmería en el nuevo penal, dónde por cada turno sólo 40 gendarmes trabajan directamente con los mil reclusos. Otros 25 se encargan de la vigilancia de perímetro, 30 del traslado de internos a tribunales y un grupo similar en labores administrativas, lo que hace que los funcionarios estén sobre exigidos en sus funciones y turnos, aumentando el riesgo que se reiteren hechos de violencia.

“La cárcel de Alto Bonito es nueva, lleva sólo seis meses de funcionamiento, por lo que nada justifica la falla de la cámara, la que junto a la presencia de malla acma en los módulos y la falta de personal de Gendarmería demuestran que los niveles de seguridad en el penal no son los exigibles en este tipo de recintos. El Ministerio de Justicia debe acoger los requerimientos que hemos hecho para mejorar las condiciones de trabajo de gendarmería y el cumplimiento de los objetivos de los recintos concesionados”, finalizó la diputada Marisol Turres.


Luis Américo Toledo
Periodista
Oficina Parlamentaria
Diputada Marisol Turres