martes, febrero 16, 2010

Segunda carta abierta a nuestra gran presidenta Bachelet
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

7:15 a.m. entre dormido comienzo a leer la edición on line del Diario El Llanquihue que especula con la probable visita de nuestra Presidenta a Puerto Montt para el día Martes o Jueves, minutos después un click sobre la bandeja de entrada a mi correo y tengo una invitación para la puesta de la primera piedra del hospital, ato cabos… y deduzco que El Llanquihue acertó, habemus visita Presidencial.

He hablado en tres ocasiones con la Presidenta sobre Monte Verde, las primeras dos en campaña y la tercera fue para una fecha simbólica, el 5 de octubre del 2007, día que estaba invitado a La Moneda pero preferí hablar con ella en mi ciudad. Terminada hace pocas semanas la campaña Deje Su Huella, que reunión 12.500 firmas ciudadanas en tan sólo 18 días, decido entregárselas personalmente después de una loca carrera que termina en el aeropuerto El Tepual. Las recibe amablemente, escucha pacientemente y ve el proyecto arquitectónico del Museo Arqueológico Monte Verde y un set de fotos de Ministros, parlamentarios, autoridades locales y representantes de la ciudadanía que dejaron su huella como un niño o una niña hace 12 mil 500 años en el barro fangoso al lado de una fogata, y para mi sorpresa dice: ¿En una próxima vista puedo dejar mi huella? Y la próxima visita es hoy; y las ideas fluyen a mil para ver la manera en que todos los logros alcanzados, por esta gran Presidenta, en materia de puesta en valor patrimonial puedan sintetizarse en Monte Verde como ejemplo. Está en mi mente el decreto exento 425 del Ministerio de Educación que declara Monte Verde Patrimonio Histórico, ceremonia a la que no fui invitado, a pesar de que dicha iniciativa nació del Secretario Ejecutivo de Monumentos Nacionales Sr. Oscar Acuña cuando dejó su huella en la ceremonia de lanzamiento de la campaña. Más presente aún está el programa de Puesta en Valor del Patrimonio, con US$100 millones ¡¡¡de dólares!!! de un crédito BID, sólo se necesitan 5 de esos 100 para construir el Museo.

Comienza una jornada llena de mails y telefonazos para convencer a alguna autoridad de incluir la firma de un documento que seleccione a Monte Verde como proyecto de valor patrimonial arqueológico, términos utilizados en el comunicado de prensa de la subsecretaría regional de desarrollo del día que se firmó en Miami el crédito. Es una jornada más de esas en que uno carga con ¼ de siglo, desde que se descubrió Monte Verde, y nadie con PODER REAL ha hecho algo contundente para construir un museo en la ciudad, un centro de interpretación al visitante en el sitio mismo, un plan de imagen ciudad con la huella que reemplace ese slogan “navegando el futuro” sin hacer algo significativo por el presente que tenemos, el que da cuenta la riqueza patrimonial que no hemos puesto en valor y que vendría a fortalecer, por si lo quieren ver con ojos de rentabilidad económica, la actividad turística que tanta falta le hacen productos turísticos que complementen nuestros atractivos como lo dice el informe del Boston Consulting Group, un informe contundente, serio y que debería ser lectura obligada de quienes toman las decisiones de inversión.

Ahí tenemos el “polideportivo” que esta noche recibirá a Américo, ayer fue la fiesta de lo ’80 y en unas semanas más a Raphael, pero que de deportivo no tiene nada y gastamos ¿3000 millones? del FNDR , más el terreno que lo otorgó Bienes Nacionales todo por insistencia y capacidad de gestión del Alcalde Quinteros, que si sólo pondría la mitad de su energía sacaría adelante el proyecto de construcción del Museo que en sus 20 años de gestión pública no se ha motivado a hacerlo, seguramente aún no entienden la importancia que tiene Monte Verde para la región del punto de vista económico, educacional y científico. El que lo entendío hace mucho tiempo fue el actual Senador Kuschel, que aprovechándose de la información privilegiada entregada por lo científicos, siendo Alcalde designado por la dictadura, corrió a comprar los terrenos en 400 mil pesos y algunas promesas de obras que no creo que se hayan hecho con recursos privados. Hay excepciones, uno de los pocos que ha entendido el valor de Monte Verde ha sido el Gobernador y hoy Intendente (s) Oscar Valenzuela, activo participante y protagonista de la declaratoria de Monumento Histórico, deposito en él mis expectativas y la loca idea de firmar un documento a menos de 24 horas de la visita de nuestra querida Presidenta. Algo casi imposible, pero que al menos guarda la esperanza que en sus últimos días de subrogancía como Intendente de la Región pueda hacerlo para dejar como desafío al próximo gobierno la construcción del Museo y un centro de visitantes que recree lo que fueron las excavaciones hace ya casi ¼ de siglo, que están resumidas en un libro de Tom Dillehay que busco afanosamente en las librearías locales pero su edición esta agotada hace años y me pregunto donde están las iniciativas de la Fundación Monte Verde para reeditarlo con el fondo del libro del Consejo de la Cultura y Las Artes, iniciativa que seguramente estará “guardada” en la misma carpeta que la deje después de haber colaborado ad honorem durante un año en la Fundación.

Este es el resumen de 10 años dedicados a Monte Verde, espero no tener que pasar 10 años más para ver concretado esas obras que tanta falta le hacen a Puerto Montt y su gente y quizás el 2014 nos volvamos a ver Presidenta.


Leopoldo Pineda Herrera
Concejal Comuna de Puerto Montt