viernes, abril 26, 2013

Pescadores de Ancud reciben balsas de salvataje
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook



  • La entrega de los elementos de seguridad, financiados a través del Fondo de Administración Pesquera de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, fue encabezada por el intendente de la Región de Los Lagos, Jaime Brahm.
Un total de 16 balsas salvavidas, que forman parte del centenar de estos elementos de seguridad entregados a los hombres de mar de Chiloé, recibieron los pescadores artesanales de Ancud, gracias a un proyecto financiado a través del Fondo de Administración Pesquera (FAP) de la subsecretaría de Pesca y Acuicultura.

La actividad, que se desarrolló en el puerto pesquero artesanal de la ciudad insular, contó con la presencia del intendente Jaime Brahm, el seremi de Economía Alex Guarda, y el diputado Alejandro Santana, presidente de la Comisión de Pesca de la Cámara Baja, entre otras autoridades.

“Estas balsas permiten mejorar las condiciones de seguridad en las tareas que desempeñan nuestros hombres de mar, cumpliendo con las exigencias de la autoridad marítima, pero a la vez entregando tranquilidad a sus familias. Esta inversión busca salvar vidas y forma parte del compromiso del Gobierno del Presidente Piñera con la seguridad de nuestros trabajadores”, sostuvo el intendente Brahm.

Alex Guarda, seremi de Economía, explico que la adquisición de 115 balsas salvavidas destinadas para los pescadores del Consejo Provincial de Chiloé significaron una inversión de más de 100 millones de pesos, y para su entrega se priorizó a las naves más pequeñas, es decir a aquellas de menos de 12 metros de eslora.

Por su parte el presidente del Consejo Provincial de Chiloé, Héctor Morales, valoró la entrega de los elementos de seguridad. “Por más de cinco años golpeamos puertas con esta iniciativa, y gracias al subsecretario de Pesca Pablo Galilea y la directora ejecutiva del FAP hemos podido concretarlo”.

El dirigente agregó que en el archipiélago de Chiloé ya se han registrado emergencias en las que han debido ocupar las balsas de salvamento, por lo que “hacen honor a su nombre y realmente salvan vidas”.