jueves, junio 28, 2012

Ministerio de desarrollo social e INJUV gestionaron beca para ejemplar joven con discapacidad
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook



  • Manuel Velásquez nació con una enfermedad llamada hemiparesia espástica congénita que lo mantuvo hasta los 21 años rehabilitándose en la Teletón. Hoy, a sus 25, trabaja y se desenvuelve sin problemas y sueña estudiar una carrera profesional.
Basta cruzar el umbral de la puerta de la pequeña casita en que vive Manuel junto a su abuela de 84 años en el sector de Alerce Histórico, perteneciente a la comuna de Puerto Montt, para darse cuenta que lo que ahí se respira es amor puro. Y es que no hay forma de describir la maravillosa relación que doña Doraliza y su nieto mantienen desde que él nació. Criado por esta abnegada mujer en medio de grandes dificultades económicas, la enfermedad que pudo mantenerlo postrado de por vida no fue superior a su espíritu de superación. “Cuando voy a la Teletón algunos me quedan mirando y me dicen: sinceramente eres un milagro. Ellos ponen fe en cómo llegué yo ahí”, cuenta Manuel Velásquez en medio de la visita efectuada a su domicilio por la Subsecretaria de Servicios Sociales del Ministerio de Desarrollo Social, Loreto Seguel junto al Seremi, Felipe de Mussy.

“El nació todo torcido, por eso digo sólo Dios sabe la manera en que él llegó a este mundo”, refuerza su abuelita, sentada al costado de su cocina a leña y quien no deja de revolver una olla en donde prepara una sencilla cena para ambos.
La amena conversación transcurrió en torno a un brasero que calefaccionaba el pequeño espacio utilizado como cocina, Manuel relata emocionado parte de su historia, sus inquietudes e intereses, asegurando que desde niño le gustaba ir a las reuniones de juntas de vecinos y que fue aprendiendo sólo, en un cibercafé, un tema que le motiva mucho: la computación.

Hace un par de años, su pasión se vio reflejada en un portal de noticias web que hoy lleva por nombre Diario Los Lagos y en donde, literalmente por amor al arte, trabaja para informar a su comunidad los acontecimientos más relevantes de su sector y también de la región.

“Estaba estudiando técnico en informática, alcancé a hacerlo el primer semestre del año pasado, justo en esa época quedé sin pega entonces no tenía cómo costear los aranceles y decidí quedarme detenido hasta ahí”, narra Manuel.

Hoy afortunadamente consiguió un trabajo por algunas horas diarias, sin embargo, los recursos no son suficientes para financiar una carrera profesional. Lo que Manuel no sabe es que precisamente es por ésta causa que las autoridades lo visitaron, llevándole una noticia que Manuel jamás imaginó. “Cuando conocí tu historia te dije que viéramos que se podía hacer, hoy quiero decirte que nosotros como Gobierno, a través de gestiones de INJUV, conversamos con el Instituto AIEP y tenemos una noticia que darte”, le expresó el Seremi de Desarrollo Social, Felipe de Mussy.

En dicho encuentro también estuvo presente el Director Ejecutivo de AIEP Puerto Montt, quien se mostró muy emocionado al presenciar el coraje del joven discapacitado. “Yo soy un convencido que cuando uno hace bien las cosas, el sacrifico siempre tiene su paga. Me entusiasmé con la idea de poder apoyar a una persona emprendedora como tú, y hablé con el rector del AIEP en Santiago y hemos gestionado una beca al 100% para que estudies una carrera profesional en nuestro Instituto”, fueron las palabras de Daniel Solís, Director Ejecutivo de AIEP sede Puerto Montt.

“Para nosotros como INJUV es un honor poder ayudar Manuel. Creemos firmemente que el estudio es la herramienta que ayudará a miles de jóvenes a salir de situación de pobreza en la que se encuentran”, aseveró Pilar de la Cerda, Directora Regional de INJUV.

Técnico en programación y análisis de sistemas, una carrera que dura 3 años además del proceso de titulación absolutamente gratuito es lo que AIEP le entregó a Manuel, quien, junto a su abuela, se abrazaban de emoción al recibir una noticia tan linda como esta.

“Esto es parte de un sueño que comenzó hace 5 años y hoy puedo ver los frutos de mi esfuerzo que hice en su momento y que hago hoy en día y tener esta beca de parte del AIEP para mí se abre otro mundo, un mundo que lo tenía en mentalidad hasta el próximo año, de ser nuevamente estudiante”.

“Muchas gracias, realmente es una grata sorpresa para mí, solamente me comprometo a poner todo mi empeño, mi esfuerzo como alumno y espero dejar al AIEP bien parado”, concluyó este joven emprendedor que no tuvo que demostrarle a nadie más que a él mismo que las barreras en la vida se sortean con esfuerzo y perseverancia.