miércoles, mayo 25, 2016

Documental «Quilapayún, más allá de la canción» se exhibe este miércoles en la Casa del Arte Diego Rivera
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


A las 19 horas

Dirigido originalmente por Víctor Jara y manteniendo un estilo que ha marcado la historia musical y política del país, el documental “Quilapayún, más allá de la canción” contará los detalles de 50 años de trayectoria en una función especial este miércoles a las 19 horas en la Sala Mafalda Mora de la Casa del Arte Diego Rivera, con una entrada de $1.000 pesos.

Con el apoyo de la Corporación Cultural de Puerto Montt, la cinta de 90 minutos y dirigida por Jorge Leiva responde al ciclo de muestras de Miradoc que buscan revertir los pocos espacios para mostrar el trabajo documental chileno –considerado de excelencia en muchas partes del mundo-.

Para esta función los organizadores están pidiendo ayuda en alimentos no perecibles que entregarán a las familias de los pescadores y gente de mar afectados por la crisis ambiental y contaminación de las aguas del océano.

RESEÑA “QUILAPAYÚN, MÁS ALLÁ DE LA CANCIÓN”

“Quilapayún, más allá de la canción” es un documental que busca retratar la historia y el presente de Quilapayún. Recorre junto a ellos sus escenarios en varios países, pero también reconstruye su historia y los muestra en sus vivencias y reflexiones más íntimas.

La de Quilapayún es una historia de medio siglo, cuyo telón de fondo es también la historia de muchos chilenos, de muchos latinoamericanos y de personas de todo el mundo: hombres y mujeres que alguna vez creyeron que había que cambiar el orden de las cosas y que ese cambio se llamaba revolución.

Las tragedias, las decepciones y el paso del tiempo es lo que se plasma en el documental. Por medio de la música de Quilapayún, de su solemne puesta en escena y del amor que ellos imprimen en su oficio.

Grabado durante cinco años, "Quilapayún, más allá de la canción" es también el retrato de una generación que sigue creyendo en sus sueños. Que cree que la revolución cambió, pero que no ha terminado.