Conformación de mesa de trabajo para dar sustentabilidad a áreas semilleras destaca asamblea de socios de AMICHILE


  • La instancia será clave para avanzar en recuperar áreas de captación de semillas de mejillones, proteger las ya existentes e identificar otras nuevas. Al ser la disponibilidad de semillas una etapa que depende exclusivamente de la captación natural, apremia contar con un marco normativo claro.

Los avances en diversos temas relevantes para la industria productora y exportadora de mejillones chilenos fueron el eje central de la última asamblea de socios de la Asociación de Mitilicultores de Chile, AMICHILE, realizada el pasado 6 de octubre en el salón de eventos Isla de Brac de Castro, Chiloé.

La gerente del gremio, Yohana González, dio a conocer el trabajo que AMICHILE realiza en sus diversos ámbitos de acción y mesas de trabajo, reuniones, comités, comisiones e instancias en que participa, entre ellas el Clúster del Mejillón, la Mesa de Mitílidos, los comités del RAMA, PSMB y de Capacidad de Carga, la Comisión Regional del Borde Costero, la Comisión Nacional de Acuicultura, la Mesa de Trabajo con la Inspección del Trabajo, el Consejo Nacional de Producción Limpia, y proyectos tales como “Certificación Ambiental y Eco-etiquetado” desarrollado con AVS Chile, “Certificación de Competencias Laborales” con Sence, Marcas Sectoriales desarrollado en Rusia como mercado objetivo con ProChile, y el proyecto de evaluación y análisis de factibilidad de incorporación del chorito al Programa Alimentación Estudiantil de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, Junaeb, a nivel nacional.

SUSTENTABILIDAD DE AREAS SEMILLERAS

Sin embargo, Yohana González hizo especial énfasis en las gestiones realizadas para conformar un “comité de Sustentabilidad de las Áreas Semilleras” que facilite desarrollar propuestas validadas y resolutivas que entreguen sustentabilidad a éstas áreas. De hecho, el gremio se reunirá el viernes 18 de noviembre con el ministro de Economía, Pablo Longueira, con miras a concretar una mesa de trabajo integrada por Sernapesca, Subpesca, las federaciones de pesca artesanal y AMICHILE, que permita avanzar en la recuperación de áreas semilleras, proteger las ya existentes, e identificar posibles nuevas áreas para la captación de semillas y su exclusividad.

“Como gremio preocupa dar sustentabilidad a la industria, y como la semilla para conformara la mesa de trabajo c depende de la captación natural, necesitamos actuar en esta línea y contar con un marco normativo adecuado y claro. Es por ello que esperamos sensibilizar al Ministro para que se conforme la mesa de trabajo, y así avanzar en nuestros objetivos de recuperar, proteger e identificar nuevas áreas para la captación de semillas”, comentó la gerente de AMICHILE, Yohana González.

CHARLA SOBRE FITOLANCTON

Durante el encuentro gremial, también destacó una importante charla técnica sobre “Interacciones de las actividades de Acuicultura y fitoplancton”, desarrollada por el Gerente General de Plancton Andino, Alejandro Clément y que formó parte del ciclo de charlas sobre temas de interés para la industria mitilicultora que el gremio organiza exclusivamente para los socios de AMICHILE.

En esta ocasión se analizaron antecedentes históricos y actuales de la presencia de fitoplancton en los mares interiores del Archipiélago de Chiloé, con el objetivo de compartir información con los productores y así mejorar los niveles de toma de decisiones y definir las proyecciones de la actividad, a partir del análisis objetivo del duro escenario que la industria enfrentó el 2009 cuando la baja presencia de fitoplancton (alimento del mejillón) afectó severamente la productividad y rendimiento de los mejillones en distintas zonas de Chiloé y la Décima Región.

A pesar de las variadas hipótesis levantadas en aquel entonces, y que apuntaron a la erupción del volcán Chaitén en mayo del 2008, al retiro de biomasa de salmones por presencia de virus ISA  desde junio de 2007, la abundancia de zooplancton, problemas en la cadena trófica o el incremento de biomasa de choritos, la ocurrencia de ciclos naturales fue la conclusión que más fuertemente sonó en esta oportunidad, un costo que debe asumir toda actividad que depende del medio ambiente, su cuidado y comportamiento.

“El año 2009 fue un año de menores temperaturas y luminosidad que años normales, factores que, en cierto modo, generan una disminución del fitoplancton; pero tampoco se descartan otros factores que nosotros como grupo de trabajo no tenemos bien estudiados, como eventos oceánicos costeros y la erupción del Chaitén. Sin embargo, apuntamos a que la causa está en los ciclos naturales que la historia tan reciente de la industria no nos permite establecer. Por tanto, tenemos que enfocar nuestros análisis a los datos duros, pues el resto son especulaciones que requieren de estudios más profundos, y lo concreto es que el 2009 fue un año más frío que lo habitual”, concluyó Clément.