miércoles, agosto 31, 2011

Los hábitos alimentarios de los chilenos puestos a prueba
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Patricia Gallardo
Nutrición y Dietética
Universidad San Sebastián


La Encuesta Nacional de Consumo Alimentario(ENCA 2010- 2011) fue convocada por el Ministerio de Salud (MINSAL) y realizada por la Universidad de Chile, a través de La Facultad de Medicina y de Economía. Participaron en ella además, académicos del Dpto. de Nutrición y Dietética, la Escuela de Salud Pública y el Centro de Microdatos.

Los objetivos de la medición fueron obtener información alimentaria para la prevención y control de enfermedades crónicas no transmisibles, e información del consumo real de alimentos de nuestra población.

La medición comenzó en octubre de 2010 y terminó en enero, encuestándose a más de 5000 personas mayores de 2 años en distintas localidades del país. Es interesante constatar que la metodología utilizada es la aplicación de dos encuestas: la primera de recordatorio de lo ingerido en las últimas 24 horas, y la segunda, que describe los hábitos de consumo en los últimos 15 días, además de datos antropométricos.

Los resultados son muy concluyentes de nuestros hábitos. Hemos disminuido la frecuencia de las comidas, pasando de cuatro -en la última medición- a tres (desayuno, almuerzo y once, eliminando la cena). La once ahora reemplaza a la cena, pero con alimentos muy similares a los del desayuno.

Otro dato importante de consumo alimentario tiene relación con los estratos socioeconómicos –rurales y urbanos-, en la cual podemos constatar que el estrato más bajo consume menos verduras, lácteos y carnes. En tanto, los de estratos medios “lideran” el consumo de pan y las carnes grasas, siendo finalmente los que peor se alimentan. En cambio, los de estratos altos hay mayor consumo de derivados lácteos, frutas, verduras y carnes magras. La obtención de esta información será fundamental para orientar a las autoridades y profesionales de la salud a orientar estrategias de prevención en los grupos más vulnerables y promover, dependiendo del estrato, los alimentos más indicados.

Con respecto al consumo de frutas y verduras, la información dada a conocer establece que el 50% de los chilenos consume cinco de estos alimentos al día, siendo una cifra bastante positiva. Sin embargo, lo negativo dice relación con el consumo de pescado, señalándose que sólo un 11% de las personas lo consume en forma semanal.

Finalmente, es importante destacar que éstos son datos preliminares del estudio, ya que en 15 días más se dará a conocer información detallada. No obstante, no existe duda sobre la relevancia del estudio en la formulación de políticas públicas en el ámbito Alimentario – Nutricional y de Salud, como por ejemplo en los Programas de Alimentación y en la entrega de productos enriquecidos y/o suplementados para todos los niveles de la población que lo requieren.