martes, octubre 14, 2008

930 Familias de Fresia protagonizaron campaña de recambio de ampolletas
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


  • Los hogares beneficiados con este programa, al cambiar sus ampolletas tradicionales por ampolletas eficientes, no sólo mejorarán su bienestar personal, sino también a la seguridad energética del país y ayudarán a tener un medio ambiente más limpio.

Un total de 600 familias aproximadamente de la comuna de Fresia, de las poblaciones Arturo Prat, Bustamante, Los Pardos y el sector rural de Parga y Polizones, fueron beneficiadas con la entrega gratuita de ampolletas eficientes en el marco del plan piloto que el gobierno está llevando a cabo en sólo 6 comunas del país para la población más vulnerable, lo que significó a nivel local una inversión gubernamental del orden de los 18 millones de pesos.

El operativo fue coordinado por la Seremi de Planificación y la División de Organizaciones Sociales de la Seremi de Gobierno y contó con la colaboración de diversos funcionarios públicos, más el voluntariado de jóvenes convocados y organizados por el INJUV.

“La buena voluntad y compromiso social de más de 30 funcionarios públicos y 50 jóvenes, en un trabajo mancomunado, lograron que este operativo pueda realizarse en un tiempo record de 6 horas”, subrayó el Seremi de Planificación, Armando Pérez Navarro, quien ofició además como coordinador general de esta importante campaña a nivel regional.




PLAN PILOTO DE AHORRO ENERGETICO

La autoridad explicó que "el propósito del Gobierno es claro: queremos cerrar la brecha en el acceso a esta tecnología para las familias de menores ingresos y ayudarlas a tener una mejor calidad de vida reduciendo sus gastos en cuentas de la luz. Para alcanzar este objetivo, establecimos subsidios y además creamos este programa de recambio de ampolletas que creemos es un mecanismo más directo, eficiente y permanente para lograrlo".

La idea del plan piloto fue reemplazar las ampolletas tradicionales de los hogares, por ampolletas de alta eficiencia, en forma gratuita, cuyos resultados se medirán en un periodo de 12 meses, a objeto de poder implementarlo en el resto de la región, una vez obtenidos los resultados esperados. La utilización de estas ampolletas ayuda a reducir entre un 10 y 30% las cuentas eléctricas y a la vez colabora con la campaña de ahorro de energía.

Pérez Navarro dio cuenta de las propiedades que tienen las ampolletas eficientes. Señaló que por ejemplo una ampolleta eficiente de 20 Watts ilumina lo mismo que una ampolleta común de 100 Watts y que además éstas duran en promedio 6 veces más que una tradicional, agregando que al incorporar este tipo de tecnología también gana el país, ya que se reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero. En otras palabras, la iluminación con ampolleta corriente es 5 veces más cara que la de una ampolleta eficiente.

A pesar de que las ampolletas eficientes son más caras que las tradicionales –su costo asciende a unos $ 3.000, es decir, unas 10 veces más-, su compra se financia en menos de cinco meses de uso, dado los ahorros que éstas generan. A ello se suma que este tipo de ampolletas tienen una vida útil seis veces más larga que las incandescentes.

Si cada hogar chileno reemplazara apenas una ampolleta tradicional por una eficiente, el consumo de energía del país tendría una disminución cercana a 300 GWh/ año, equivalente al consumo de una ciudad de 500.000 habitantes, lo que significaría un ahorro para los hogares de aproximadamente US$ 60 millones anuales.