Comenzó instalación de 200 alarmas en Alto de Mirasol

  • Doce nuevos sectores contarán con los dispositivos de seguridad que benefician a 4 mil 600 personas.
    Con el afán de contrarrestar la sensación de inseguridad  y aumentar la prevención de actos delictivos, la Municipalidad de  Puerto Montt  desarrolla el Plan de Alarmas Comunitarias  en 12 sectores  de  la  Capital  Regional,  donde  se  instalarán    1160  alarmas,  con un total de 4600  personas beneficiadas.
Una inversión de 40 millones de pesos, aportados por el municipio local y el Ministerio  del  Interior,  se  invertirán  en  esta  iniciativa que no tiene costo para los vecinos.

El  alcalde  de  Puerto  Montt,  Gervoy  Paredes  supervisó  en terreno  la  instalación  de  las  alarmas  comunitarias  en  la  población  Alto Mirasol, en donde se colocarán 200  aaratos.
Para Paredes es relevante dar continuidad al financiamiento de nuevas iniciativas que contribuyan al mejoramiento de la seguridad ciudadana.

“Seguimos en la misma línea, buscando programas de gobierno para financiar iniciativas, junto con el aporte que hacemos nosotros. La gente se organiza mediante los dirigentes sociales y nosotros como municipio presentamos los proyectos y hacemos la licitación. Además, nos interesa las cámaras de vigilancia, ya que en las vías estructurales son muy necesarias”, aseguró Paredes.
Por su parte, el vice– presidente de la Junta de Vecinos de “Alto Mirasol”, Ronald Méndez valoró el trabajo vecinal que se desarrolla en su sector.

“Se están creando los planes de acción y reacción por cada vecino, ya que cada alama tiene 10 pulsadores. La Junta de Vecinos está haciendo las capacitaciones, para saber cómo reaccionar ante un acto delictivo, un siniestro o accidente doméstico. Esto sirve para unir a los vecinos y crear un clima de asociatividad que permite que funcione bien el sistema de alarmas”, destacó Méndez.

Con  la  activa  presencia  de  los  vecinos  del  sector,  la  máxima  autoridad comunal  chequeó exitosamente la operación  las  chicharras  y  botones  de  pánico, herramientas  claves  para  neutralizar la delincuencia en el sector.