lunes, noviembre 28, 2016

El fin de la guerra abrirá algunos corazones en «4 días de mayo» que se exhibe en los Martes de Cine Alemán
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


A las 19 horas

Cansados de luchar en una guerra que parece interminable, alemanes y rusos permanecerán en una tregua de facto, espacio en el que un huérfano y un oficial soviético se conocerán mutuamente y que trae la trama del film “4 días de mayo” (2011) que se exhibe a las 19 horas en los Martes de Cine Alemán de la Corporación Cultural (CCPM), con entrada liberada.

La cinta de 97 minutos y dirigida por Achim von Borries cuenta con un elenco formado por Pavel Wenzel, Aleksey Guskov, Iván Shvedoff, Andrey Merzlikin, Sergey Legostaev, Maksim Kowalewski, Grigoriy Dobrygin, Angelina Häntsch, Gertrud Roll, Petra Kelling, Merab Ninidze, Gerald Alexander Held, Martin Brambach, Veit Stübner y Sylke Langenbeck.

La emisión llega en el marco del espacio especial que durante 2016 tienen las funciones gratuitas de cine del país germano, todos los martes del año, gracias al convenio entre el Instituto Goethe y la CCPM.

RESEÑA

A escasos días de que termine la Segunda Guerra mundial todo el mundo está expectante de lo que ocurre en los frentes militares que se desarrollan en Alemania.

Un orfanato junto al mar es el último refugio de un capitán soviético y su regimiento, mientras que a pocos metros en la playa acampa una unidad del ejército alemán. Pese a la cercanía y hastiados de luchar, esperan la orden de cese al fuego.

El único que parece querer que el conflicto continúe es Peter, un huérfano de 13 años determinado en demostrar su valía, sumido en las creencias de la propaganda nazi. Para ello necesita enfrentar a ambos bandos, para lo cual pondrá en práctica todo su ingenio.

Sin embargo según su amistad con el capitán soviético se va acentuando, el niño va descubriendo que el verdadero enemigo va más allá de uniformes y bandos.

Una lección moral sobre el bien y el mal que el jovencito deberá aprender si quiere poder separar las línea que separa los juegos de lo real y el sufrimiento injustificado del deber.