jueves, noviembre 17, 2016

Académico UACh descubre con FONDECYT 2016 incoherencias que afectan economías en las comunas de la Patagonia Chilena
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


  • El estudio muestra discrepancias importantes en el desarrollo de las economías de las urbes más grandes del sur austral de Chile, si éstas se toman en cuenta por quienes planifican el desarrollo de las mismas se puede ver favorecido.

El académico de la Escuela de ingeniería Comercial Dr Sergio Soza-Amigo dirige proyecto pionero en la zona sur austral de Chile, financiado por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) por medio del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt), denominado “La Vocación Productiva, el Nivel Educativo y la Funcionalidad del Centro Emisor y Receptor como Factores Explicativos de la Conmutación Inter e Intrarregional en la Región de los Andes Australes de la Patagonia Chilena”, Proyecto Número 1160196.

En la iniciativa que tiene como Co-Investigadores a los doctores Luz Ferrada y Claudio Mancilla de la Universidad de Los Lagos (Osorno), se analizan y contrastan las principales ciudades de la Patagonia chilena, en función de las estructuras económicas, laborales y, funcionales.

Las interrelaciones entre la industria local son relevantes para poder generar un desarrollo y aumentar las relaciones entre empresas productivas y de servicios. Así también la oferta laboral existente, que según arroja este estudio, no es totalmente cubierta por los habitantes de estas comunas, sino que, por personas originarias de otras ciudades, definidos como “conmutantes”, pues no se establecen en el lugar donde trabajan.

Según destaca el Dr. Sergio Soza-Amigo, los resultados preliminares muestran que las ciudades estudiadas, manifiestan una especialización laboral o, una productiva que discrepa en muchos ámbitos de la funcional, y que hay una escasa coincidencia entre ellas, lo que afectaría sus vocaciones productivas, ejemplos de esta evolución del proceso de desarrollo para la Patagonia, se dan en Osorno, Puerto Montt y Punta Arenas.

En el caso de Osorno, se observó que la relación entre el área laboral y productiva era prácticamente nula, observándose en el año 2007 sólo en el sector construcción y en el año 2012 en ningún sector económico. Por otra parte, en Puerto Montt, en el año 2007 se produjo una relación entre las áreas laboral y productiva en los sectores comercio, pescados y productos del mar, la industria manufacturera metálica, transporte terrestre, marítimo y aéreo y, en los servicios empresariales. La investigación ha demostrado que que tales similitudes habrían ayudado a formar nuevas relaciones productivas en los años posteriores.

En Osorno, al desaparecer esta relación, se observó una disminución de las relaciones productivas, esto es, se perdieron los nexos entre las demandas y ofertas de insumos que requieren las distintas industrias para sus variados procesos productivos, incluso el sector construcción, aun cuando hasta la actualidad se manifiesta como dinámico, perdió relevancia e importancia productiva, lo mismo habría ocurrido en Puerto Montt en el sector comercio.

En el caso de Punta Arenas, al mostrar más estabilidad y continuidad en sus relaciones productivas y laborales, las habría incrementado y ayudado a fortalecer el desarrollo económico local, aumentando las relaciones que nacen de la industria local en los sectores petróleo, combustibles y lubricantes, minería, industria manufacturera no metálica, comercio, transporte terrestre y servicios empresariales. En este caso, llamó la atención minería e industria manufacturera no metálica, el primero mantuvo sus coincidencias e incremento sus relaciones, mientras que el segundo, al perder su similitud disminuyó la relevancia y relaciones que se forman en la estructura productiva.

Sumando a lo anterior, las variadas ofertas de servicios y productos que se dan en cada ciudad a las personas y la evolución de los trabajadores que provienen de otras ciudades, se observará que algunos centros urbanos han acelerado y están en condiciones de mantener sus vínculos y procesos de desarrollo y otros, por el contrario, han tomado un camino algo más lento.

Según indica finalmente el académico, “los primeros resultados permiten inferir que, en la Patagonia, al existir esta suerte de pérdida de eficiencia, se afecta el crecimiento sectorial y, en general, el desarrollo de los territorios pues, en la medida que exista una sintonía mínima entre la especialización laboral y productiva se incrementan en la zona las relaciones productivas”.

Entonces la recomendación pasa por buscar Políticas que permitan reunir las especialidades, laborales, productivas y funcionales en la misma ciudad. “La idea es que los gestores de Políticas Públicas tengan en consideración el cómo articular las estructuras ya comentadas, destacó el Dr. Soza-Amigo, “otras alternativas son equilibrar el mercado laboral, con el fin de evitar una alta conmutación en respuesta a la carencia de condiciones que se dan dónde se trabaja respecto al lugar escogido para vivir. Esto último es muy importante, para tener una idea, si una persona trabaja en la ciudad ‘A’ y decide vivir en la ‘B’, se genera una pérdida económica para el centro nodal que entrega los recursos, en tal sentido, basados en otras experiencias esta pérdida puede llegar a ser similar a un porcentaje importante de la inversión pública.”

Dr. Sergio Soza-Amigo

Profesor que ha llegado a sumarse al cuerpo académico de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad Austral de Chile Sede Puerto Montt desde este segundo semestre de 2016, es Ingeniero en Construcción Naval, Magister en Economía y Gestión Regional, MBA de la de la Universidad Austral de Chile y Doctor por la Universidad de Oviedo. Es autor de libros, capítulos de libros y variados artículos científicos referidos al proceso e identificación del Desarrollo.