Declaración de Usach sobre virus acuícolas de alto riesgo

Dr. Eugenio Spencer Ossa, MSc, PhD.
Profesor Titular
Universidad de Santiago de Chile



Tomando en consideración la alarma que se ha producido en el sector acuícola nacional con la noticia divulgada por Sernapesca respecto a los virus de alto riesgo incautados en dependencias de Diagnotec, como virólogo y responsable del Laboratorio de Virología de la Universidad de Santiago de Chile me parece fundamental entregar detalles para aclarar esta situación que nos involucra y ponerla en el contexto que corresponde; a saber:
  • Los virus incautados han sido de uso exclusivo de investigación en nuestra Universidad y se han manejado bajo estrictas medidas de seguridad de acuerdo a normas internacionales establecidas por la OIE, CDC y OMS, como muchos otros con los que se trabaja en el laboratorio de Virología de la Usach.

  • Estos virus se han mantenido sin salir del ambiente controlado del laboratorio por casi 20 años, excepto por la situación de emergencia ocasionada por un desperfecto técnico en nuestro freezer ocurrida hace dos meses, oportunidad en que fueron transportados en forma transitoria y bajo las normas de seguridad respectivas a Diagnotec, debido a que sus laboratorios cuentan con óptimas condiciones de seguridad.

  • Los virus IHN y VHS fueron ingresados al país en el año 1992 durante un curso internacional realizado en el laboratorio de Virología, cuando no existía el decreto supremo N°319; no obstante ello, se habían mantenido bajo las condiciones de seguridad establecidas internacionalmente. Es más, utilizando parte de este material biológico se generó el manuscrito titulado: “Detection of infectious hematopoietic necrosis virus directly from infected fish tissue by bot blot hybridization with a non radioactive probe”, publicado en Journal of Virological Methods 65,273-279 en 1997.

  • En cuanto a los virus PD y SAV, éstos se ingresaron al país el año 2009 como ácido nucleico del virus, el cual NO es infectivo, por lo que no es posible transmitir la enfermedad bajo ninguna circunstancia biológica conocida.

  • Estos virus se utilizan como material de referencia. Por lo tanto, lo que se obtiene de ellos es el material genético y las proteínas, es decir, material de trabajo que no es infectivo. Permanecen congelados el 90% del tiempo y sólo se descongelan para recuperarlos y volver a congelarlos.

  • Estos virus NO provienen de ninguna muestra obtenida de peces crecidos en Chile, ni de material alguno que tenga relación con el sector productivo.

  • Es importante mencionar que cuando los virus no provienen de peces, sino que son variedades adaptadas al laboratorio, este proceso disminuye notablemente su capacidad infectiva.

  • Las investigaciones que desarrollamos se realizan a más de mil kilómetros de los lugares de producción y nos abstenemos de visitar centros productivos. Como se puede apreciar, el riesgo de transmisión podría ser real si se tratara de laboratorios de otros países de mayor cercanía a dichos centros.

  • Como investigadores de una Universidad estatal y pública, hemos sido absolutamente transparentes con el trabajo que realizamos, informando continuamente los avances de nuestros estudios a través de trabajos científicos, congresos, seminarios, etc. Nunca la autoridad nos alertó que existía prohibición para hacer investigación con estos virus; por lo demás, esta proscripción no consta en ninguna parte, ya que la hemos buscado de modo sistemático en estos últimos días.

  • Por cierto, sabíamos que había Programas de Vigilancia Activa y que en el caso de que un laboratorio de diagnóstico detectara algún pez infectado debía informar a la autoridad, lo mismo que ocurre con el virus del SIDA en humanos. No obstante, eso no implica una prohibición de investigación con los patógenos en laboratorios de investigación.

  • Lamentamos profundamente las interpretaciones que se han realizado y las intencionalidades que se han puesto frente a una situación que no representa ni ha representado ningún riesgo para el país, como lo demuestra el manejo que se ha realizado durante casi 20 años de estos virus en un laboratorio serio, probablemente el de mayor experiencia en virología en Chile y con cabal conocimiento del trabajo que desarrolla, como lo es el laboratorio que dirijo.

  • Finalmente, como científico serio, ético y responsable, perteneciente a una de las Universidades más importantes del país estoy abierto a contestar cualquier duda de instancias competentes para que no se generen interpretaciones equivocadas por falta de conocimiento.



Santiago de Chile, 2 de febrero de 2011