lunes, junio 20, 2011

Académico Usach asegura que estufas a leña no contaminan por sí mismas
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

Sí por mala manipulación


  • César Rozas, investigador del Departamento de Ingeniería Mecánica, advierte que nuevas tecnologías reducen drásticamente emisiones y que sólo son contaminantes en caso que el usuario no cumpla con las instrucciones de uso.

A juicio del experto, “para hacer que la leña sea amigable con el medio ambiente se debe considerar la tecnología de los calefactores, la calidad de la leña y la educación de los usuarios sobre su uso”.

Ante los sucesivos episodios críticos de contaminación del aire en Santiago y ciudades como Temuco durante este año y la posibilidad, propuesta por algunos expertos, tendiente a decretar una prohibición total de las estufas a leña, el investigador del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Santiago de Chile, César Rozas, asegura que una medida tan extrema no será efectiva y perjudicaría a miles de personas que no tienen otra forma de calefacción a su alcance.

La experiencia del académico de la Usach, quien actualmente está diseñando un dispositivo para disminuir las emisiones de contaminantes de las estufas a leña, -proyecto financiado por el Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF)- le permite afirmar que “si se somete a regulaciones, tanto la calidad de la leña como a la tecnología de los calefactores, se pueden minimizar significativamente los efectos de los contaminantes”.

Lo primero, enfatizó, es regular la calidad de la leña, debido a que su comercialización es muy informal. “Influye mucho la calidad de este combustible, que se mide según sus niveles de humedad. Influye en la emisión de contaminantes como en la eficiencia energética del artefacto, ya que una parte del calor debe ser usado para evaporar el agua que está presente en la leña. Se genera también material particulado (hollín). Todo eso hace que la temperatura dentro de la cámara disminuya, y al reducirse esa temperatura aumenta la emisión de contaminantes en forma de gases tóxicos y particulado, con lo que se incrementa el monóxido de carbono (CO)”.

Para Rozas, la solución pasa también por un trabajo de educación de los usuarios, para que además de usar leña de calidad, aprendan a utilizar los artefactos según las recomendaciones de los fabricantes. El ingeniero explica que el error más recurrente es abrir y cerrar la puerta de la estufa varias veces en el día. “Es muy distinto cargar una estufa continuamente. El solo hecho de abrir la puerta produce una variación importante de la temperatura al interior de la cámara, lo que influye en la calidad de la combustión y la emisión de contaminantes”, precisó.

Un detalle no menor, y muchas veces obviado, es el tamaño del leño con que se carga el aparato, cuyas dimensiones están estandarizadas para un mejor rendimiento y menor contaminación. “Hay un tamaño estandarizado que es óptimo, debe caber en un cilindro de 10 centímetros de diámetro. Eso permite que la combustión sea más uniforme”.

Nueva tecnología desarrollada en la Usach

A toda máquina trabaja Rozas en su proyecto, iniciado en 2009, y que tiene como objetivo final desarrollar un dispositivo que mitigue la contaminación del aire, quemando los gases nocivos que se generan en la combustión de leña, al interior del calefactor.

“Hemos realizado la modelación matemática y las simulaciones computacionales que nos han permitido generar los parámetros del diseño para un primer prototipo del post combustor”, adelantó.

Paralelamente, el investigador y su equipo han estado sometiendo a pruebas la estufa que será ocupada como base para el estudio, esto es, como parámetro de comparación respecto del artefacto que tendrá la nueva tecnología.

También se realizará una comparación con estufas de última tecnología, como son las de pellet (generados a partir de aserrín de madera aglomerada y chips), que actualmente son las menos contaminantes.

Cabe destacar, finalmente, que debido a que este estudio se enmarca en un proyecto de investigación aplicada, la Usach tiene contrapartes para el correspondiente desarrollo tecnológico; se trata de la empresa de Calefactores Amesti y la Corporación de Certificación de la Leña.


Para mayores antecedentes de esta y otras noticias, visite: www.usachaldia.cl