Trabajos Voluntarios de Invierno ST, Calbuco 2019


Una experiencia trasformadora para la comunidad y los estudiantes

  • En la época más helada del año, estudiantes dejaron sus vacaciones y comodidades, para ir en ayuda de nueve familias de los sectores de Calbuco y Pargua en la región de Los Lagos.

Cumpliendo con la premisa de generar en los estudiantes de Santo Tomás una formación profesional que incluya el sello de Santo Tomás en el que trasciende la importancia de la solidaridad y el servicio a los demás, este invierno se realizó una nueva versión de los Trabajos Voluntarios de Invierno que involucra a los estudiantes de la zona sur: Temuco, Valdivia, Osorno y Puerto Montt.

En este contexto 85 jóvenes, llenos de entusiasmo dieron lo mejor de sí para colaborar con las diferentes obras a realizar entre las que se destacan; recubrimiento de interiores, mejoramiento de exteriores, cambios de techumbre, construcción de mediaguas, accesos para sillas de ruedas, ampliaciones, entre otras.

“Cuando uno mide los volúmenes de cosas que hay que hacer esto se ve como pequeño pero son un aporte muy relevante para las familias que lo recibieron, para todos nuestros estudiantes y para toda nuestra institución”, con estas palabras destacó el rector de Santo Tomás Puerto Montt- Osorno, Eugenio Larraín, quien señaló estar muy orgulloso con lo ocurrido esta semana en la comuna de Calbuco; “Se hizo más de lo que nosotros esperábamos. Para nuestros estudiantes esta fue una experiencia de vida que los va a transformar, su vida va a cambiar, conocieron realidades sorprendentes, distintas desde el punto de vista de las necesidades y también desde el esfuerzo que hacen las personas por salir adelante. Corresponde agradecer a la Municipalidad de Calbuco por todo el apoyo brindado en cuanto a materiales y operatividad”.




Experiencias tomasinas

Objetivos logrados, experiencia enriquecedora, cambio de calidad de vida, satisfacción y compromiso social son alguno de los conceptos señalados por los jóvenes que participaron de este nuevo desafío y se ve reflejado en los siguientes testimonios:

Bárbara Soto, Tecnología Médica, Puerto Montt: “en los trabajos voluntarios nosotros somos agentes de cambio para ayudar a muchas familias que aún no pueden romper la brecha terrible de la desigualdad que existe en nuestro país, gente que se acostumbra a vivir en casas del tamaño de tu pieza. Por eso soy voluntaria para trabajar desde el corazón, con empatía, energía y siempre agradecida de Dios por ser parte de Santo Tomás y de poder vivir esta linda experiencia”.

Sandra Flores, Servicio Social, Valdivia: “ha sido una de las experiencias más lindas de mi vida, si bien he participado en otros voluntariados, este fue maravilloso, logramos los objetivos, nuestros compañeros se comportaron como unos reales agentes de cambio, trabajando a full, con mucha disposición y paciente y nos une la voluntad de querer mejorar la calidad de vida de las personas que lo necesitan. Les hago la invitación para que se acerquen a su DAE y consulten ya que en estos voluntariados uno vive una realidad que no es visible dentro de la sociedad.

Walter Sanhueza, Servicio Social, Valdivia: “personalmente la experiencia es enriquecedora, sea la profesión que tengas esta es una base fundamental para aportar a la ciudadanía. Yo motivo a mis compañeros a participar de estos voluntariados porque se pasa bien, porque se reconforta el alma y lo más importante es que se ayuda a quien realmente lo necesita”.

Camilo Carrera, Tecnología Médica, Temuco: “en esta ocasión me sorprendí porque vimos una realidad muy cruda, nuestra intervención fue crear una nueva habitación para una familia que lo necesitaba. Me impactó que una vez terminada la obra la dueña de casa nos dijo que lo construido para ella era un lujo, ellos no tienen luz eléctrica: Estas realidades nos hacen valorar lo que tenemos y mi llamado es a que más estudiantes de Santo Tomás participen en los trabajos voluntarios para que podamos seguir cambiando calidad de vida y porque Chile se cambia donde las papas queman, metiendo las manos a la tierra”.

Aracelly Ramirez, Servicio Social, Osorno: “llevo siete voluntariados en Santo Tomás y siempre la experiencia es nueva y llenadora, no solo por los servicios que prestamos si no que nos regresamos con el corazón lleno, con el corazón en la mano de tanto cariño que nos entregan, del compromiso de nuestros compañeros por terminar lo comprometido”.

Damaris Martínez, Técnico en Construcciones Civiles, Temuco: “fue una experiencia maravillosa, de las decisiones que he tomado esta ha sido una de las mejores, he ayudado a la gente y me voy con ganas de volver cada vez que se pueda. Les digo a mis compañeros de Santo Tomás que esta experiencia es lo mejor que les puede pasar, porque van a crecer de una manera qué no se imaginan, llegarán con una mentalidad y se irán con otra”.

Estos trabajos voluntarios son organizados por la Dirección de Asuntos Estudiantiles, DAE, y en esta ocasión fueron realizados gracias a la colaboración de DIDECO, Área Social y DAEM de la Municipalidad de Calbuco, INJUV y la Asociación de Cultivadores de Molusco de Calbuco.

Los estudiantes de Santo Tomás que quieran replicar esta experiencia y mejorar la calidad de vida de los personas, ayudando de alguna forma a disminuir los índices de vulnerabilidad en la que se encuentran distintas comunas de nuestro país deben acercarse a las diferentes Direcciones de Asuntos Estudiantiles de sus sedes y participar de las diferentes instancias de ayuda social que estas implementan.