Estudiantes del colegio San Francisco Javier, pertenecientes a CVX realizan trabajos de mejoramiento de viviendas en Puerto Montt


Como parte de los trabajos de invierno, estudiantes tercero y cuarto medio del colegio San Francisco Javier, junto a estudiantes de otros establecimientos educacionales pertenecientes al movimiento CVX Secundaria de Puerto Montt (Comunidad de Vida Cristiana), realizaron trabajos de mejoramiento de vivienda en los campamentos Laderas de Angelmó y Mac Iver.

Un de total de 80 jóvenes se involucraron y compartieron a través de acciones de servicio, con familias que viven en situación de vulneración y exclusión, residentes en campamentos de la ciudad, realizando acciones de mejoramiento de las condiciones de habitabilidad de las viviendas. En esta oportunidad se beneficiaron 10 familias, con revestimiento de techos y paredes en pro de protegerlos de lluvias y las bajas temperaturas propias de la estación.

Para esta actividad los estudiantes cuentan con la guía y apoyo de la asesora laica de CVX Karen Ruminot, el capellán del 3er ciclo y asesor religioso padre Pablo González, SJ, ex alumnos del colegio y miembros de CVX jóvenes que han participado de esta iniciativa en años anteriores.




Para que esta iniciativa se realizara, inicialmente se realizaron acciones de coordinación con TECHO, fundación sin fines de lucro, cuyo propósito es combatir la exclusión construyendo espacios justos y sostenibles, quienes favorecieron la comunicación con las dirigentes de ambos campamentos.

"Los jóvenes de CVX vinieron a colaborar porque hay muchas carencias. Anteriormente, han colaborado en diferentes instancias como la construcción del parque y estamos muy agradecidas por la disposición y amabilidad con la que colaboran. Se nota que lo hacen de manera voluntaria y espontánea", dijo Elisa Vera, dirigente del campamento Laderas de Angelmó.

Esta actividad permite a los adolescentes participantes conocer las diversas realidades de la Región, con una miradade servicio integrada a una experiencia de fe, y fortalecer la capacidad de amar y servir a nuestros hermanos y hermanas.