Presidente del CPLT por contratación de ex asesor ministerial en el gremio de las AFP pidió avanzar rápido para legislar sobre «puerta giratoria»


  • El Consejo para la Transparencia, a través de su titular, “señaló que “es una situación que debiera legislarse puesto que hoy día la "puerta giratoria" o los "periodos de enfriamiento" para la circulación entre el ámbito público y privado y desde el privado al público, no están bien reguladas y son demasiado acotadas”.

A raíz de la polémica que instaló el eventual paso del ex asesor del Ministerio del Trabajo, Alejandro Charme, a la gerencia general de la Asociación de Administradores de Fondos de Pensiones, (AFP), el titular del Consejo para la Transparencia, Jorge Jaraquemada, se refirió a la necesidad de legislar lo que la experiencia internacional denomina “puerta giratoria” y que establece una serie de inhabilidades o incompatibilidades para regular el tránsito de profesionales desde el sector público al privado y viceversa.

“Hoy día hay un proyecto de ley sobre Integridad Pública que recoge en alguna medida este tema y sería bueno que se avanzara rápidamente en esta y otras regulaciones particulares”, dijo el representante del CPLT.

Asimismo explicó que “La regulación en materia de "puerta giratoria" solamente se aplica en Chile a aquellas autoridades de órganos fiscalizadores cuando pasan a las entidades privadas que eran sus fiscalizados, por lo tanto, en esta situación no aplica”, refiriendo a la llegada de Charme a la Asociación de AFP en reemplazo de Fernando Larraín.

“Un asesor legal del ministerio del Trabajo al pasar a una AFP no tiene esa relación de órgano fiscalizador a fiscalizado”, detalló Jaraquemada. Sin embargo, subrayó la necesidad de cambios en materia legislativa: “El Consejo para la Transparencia hace tiempo viene señalando que esta es una situación que debiera legislarse puesto que hoy día la "puerta giratoria" o los "periodos de enfriamiento" para la circulación entre el ámbito público y privado y desde el privado al público, no están bien reguladas y son demasiado acotadas”.