martes, abril 21, 2009

Salud decretó apertura de ventanas par la extracción de mariscos en Quellón
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

21 de Abril 2009

Los sectores de Bajo Velahue, Chaullin y Chaiguao, que se encuentran dentro del radio de prohibición de extracción de mariscos por presencia de Marea Roja, es decir, al sur del paralelo 43,21º Latitud Sur, han sido autorizados recientemente por la Autoridad Sanitaria para que pescadores artesanales del sur de Chiloé puedan extraer productos marinos libres de VPM (Veneno Paralizante de los Mariscos), tras aplicarse el procedimiento de apertura de ventanas de la Subsecretaría de Salud Pública.

Según lo informó el Secretario Regional Ministerial de Salud, Bernardo Martorell, de acuerdo a la normativa vigente, “estamos permitiendo la extracción de recursos marinos, tras obtener dos muestras negativas a VPM de un mismo punto de monitoreo con una diferencia de 7 días entre los análisis, de esta manera se circunscribe al área el banco que se está muestreando”, detalló.

La autoridad de salud explicó además que “es la primera vez que estamos aplicando el sistema de apertura de ventanas a un banco natural, por lo que, tras afinar los detalles en conjunto con los equipos técnicos de la Armada, la Gobernación Provincial y Sernapesca, se decidió emitir la resolución Nº 287 del 21 de abril de 2009 y así permitir a los trabajadores de mar continuar con sus faenas.

Tras escuchar la postura de los representantes de la pesca artesanal en el Comité Comunal de Marea Roja, en Quellón, se acordó también implementar en conjunto un sistema de autocontrol que consiste en que una embarcación dispuesta por el sindicato de pescadores de Quellón informa a la Capitanía de Puerto el ingreso y salida desde la zona del banco natural, aumentando el zarpe de uno a tres días.

“Con esta medida estamos dando confianza a los pescadores artesanales para que ejerzan autorregulación y eviten así que embarcaciones ajenas a sus sindicatos extraigan mariscos contaminados, con lo que arriesgan no sólo la salud de la población, sino también su propio sustento”, concluyó el Seremi.