viernes, diciembre 14, 2012

Salmonchile lanzó consejo de competencias de la industria acuícola salmonera
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


  • En conjunto con los ministerios de Educación, Economía y Trabajo y Previsión Social, el gremio dio la partida a la iniciativa, marcando un hito histórico en materia de fortalecimiento del capital humano sectorial.

Basados en el permanente interés de trabajar con una mirada de largo plazo en la formación y desarrollo de su capital humano, la industria chilena del salmón a través de su gremio, SalmonChile, suscribió un convenio junto a los ministerios de Educación, Economía y Trabajo y Previsión Social al “Consejo de Competencias de la Industria Acuícola Salmonera” (CAA).

El lanzamiento se concretó el pasado 12 de diciembre en Puerto Varas, con un simbólico acto que fue encabezado por la presidenta de SalmonChile, María Eugenia Wagner y contó con la participación del Subsecretario del Trabajo, Bruno Baranda; el jefe del Departamento de Relaciones Institucionales de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación, Benito Barros; además de los seremis de Economía, Alex Guarda; de Trabajo, Andrea Rosmanich y en representación del de Educación, el jefe del departamento provincial de Llanquihue, Patricio Catalán, junto con el Director Regional de SENCE, Sebastián Torrealba, entre otras importantes autoridades e invitados del mundo académico y empresarial.

Durante la ceremonia la presidenta de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G., María Eugenia Wagner, explicó que a partir del trabajo que desarrollará el Consejo, se podrá “identificar y abordar de mejor forma el desarrollo del capital humano, a fin de mejorar la adecuación entre la demanda del mercado laboral y la oferta de formación, favoreciendo así la implementación de una política pública en el ámbito de la educación técnico-profesional, universitaria y la capacitación”.

Agregó que el Consejo “será una entidad reconocida como un mecanismo eficiente y sustentable para contribuir a cerrar las brechas de competencias de la fuerza laboral, y ajustarlas a los requerimientos actuales y futuros de la industria en el país”, por lo que los próximos dos años, “se dispondrá de importantes recursos del mundo privado y público -tanto del Ministerio de Educación como del Trabajo- para invertir en capacitación y educación de las futuras generaciones de trabajadores de la industria y también de nuestra actual fuerza laboral”.

Por su parte el subsecretario del Trabajo y Previsión Social, Bruno Baranda, felicitó a los participantes de esta iniciativa y recalcó que se trata de una profunda modernización en el área de educación y capacitación, que tendrá como desafío impactar a las personas y las empresas, al entregar más herramientas para generar más y mejores oportunidades de salarios, calidad de vida y condiciones de trabajo, entre otros. Agregó que esta educación y capacitación en la formación laboral permitirá generar mayor productividad y oportunidades de empleo, por la sintonía y complementariedad con la que trabajarán los Consejos de Competencias.

“Vamos a dar un paso gigante en beneficio de los trabajadores del país y consecuentemente en beneficio de sus propias familias y calidad de vida, como también en lo que respecta a la capacidad de nuestros sectores industriales de enfrentar los desafíos futuros para seguir siendo sustentables, competitivos y así, entonces, responder de mejor forma los desafíos de desarrollo y crecimiento del país”, enfatizó Baranda.


ALCANCES CCA

El año 2011 se suscribió el Convenio Marco de Cooperacion “Educación-Empresa” entre los ministerios de Educación, Trabajo y Previsión Social y Economía, con las principales asociaciones de la industria (Confederación de la Producción y del Comercio, Sociedad de Fomento Fabril y Confederación Nacional de Pequeñas y Medianas Empresas) e instituciones de educación superior. Su objetivo ha sido generar las condiciones para facilitar una vinculación permanente, efectiva y sistemática entre el sector productivo, las instituciones de educación superior y el Estado de Chile.

Entre sus desafíos prioritarios está el cómo abordar la forma de desarrollar la calidad, la cobertura, la articulación y la pertinencia de los estudios superiores. Gestados a partir de organismos llamados “skills councils”, cuya institucionalidad liderada por la industria opera exitosamente en países desarrollados de Europa y Norteamérica, se crean en Chile los Consejos de Competencias. Se trata de alianzas basadas en un consenso nacional entre los sectores productivos y stakeholders del mundo del trabajo y la formación, en un sector económico determinado.

La misión de estos consejos es identificar y abordar el desarrollo del capital humano y sus habilidades de forma colectiva, colaborativa y duradera, para así mejorar la adecuación entre la demanda del mercado laboral y la oferta de formación, en términos de conocimientos, habilidades y competencias, en el ámbito de la educación técnico-profesional, universitaria y la capacitación de los trabajadores.

Los Consejos de Competencia ayudan a los proveedores de educación y capacitación a conectarse con la industria, identificando las áreas con oferta insuficiente y en exceso, a través del suministro de información sobre las tendencias del mercado laboral. Asimismo, proporcionan los estándares de competencias laborales que permiten la progresión de los estudiantes y trabajadores en la formación técnico-profesional y superior, a través del desarrollo de mallas curriculares y programas de formación.

Gracias al quehacer de estos consejos, los estudiantes y trabajadores reciben más información para su toma de decisiones en la adquisición de las competencias laborales, de acuerdo a los estándares definidos por la industria. Los proveedores, por su parte, dan pertinencia a sus programas de formación, al priorizar el desarrollo de aquellos que se adecúan a las necesidades del sector productivo. En tanto las empresas registran importantes ganancias en materia de productividad y con ello mejoran la competitividad del país.

Este proyecto piloto se desarrollará entre las regiones de la Araucanía y Magallanes, con una vigencia de dos años prorrogables en el tiempo.

Los resultados esperados de este “Consejo de Competencias de la Industria Acuícola Salmonera” son la constitución de éste; la realización de estudios de mercado laboral que permitan identificar y analizar las brechas de formación técnico-profesional, además de capacitación requeridas por la industria; la entrega de un reporte con a lo menos 10 perfiles ocupacionales, levantados, construidos y priorizados según los requerimientos de la industria; una experiencia demostrativa como resultado de la entrega de información y recomendaciones acerca de las necesidad de capacitación que demanda la industria y sus sectores, a fin de que Sence imparta a través de las OTEC los respectivos cursos de capacitación y, finalmente, un plan estratégico que permita caracterizar y delinear las acciones de sustentabilidad futura del Consejo de Competencias.