viernes, diciembre 28, 2012

Familias de Frutillar reciben subsidios tras 9 años de espera
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook


Tras casi una década de paciente trabajo y constancia, las familias del comité Arturo Prat de Frutillar mostraron toda su felicidad al recibir por fin el apoyo del Gobierno de Chile para alcanzar su casa propia. Y es que después de 9 años de esfuerzo, por fin los 58 socios de este comité cumplieron el anhelo de contar con este apoyo estatal que les va a permitir la construcción de sus anheladas viviendas, según lo manifestó el presidente de la agrupación, Víctor Moraga, feliz de lograr este importante objetivo.

Las familias del comité Arturo Prat decidieron este 2012 postular de manera colectiva al programa DS 1 para sectores emergentes, ya que por varios años fracasaron sus intentos por obtener subsidios del anterior DS 174. Gracias a un aumento en sus ahorros pudieron optar por el mecanismo que beneficia con hasta 500 UF de subsidio a los postulantes, quienes ya están en avanzadas conversaciones con una empresa que les podría construir sus nuevos hogares para estar habitándolos antes del 2014.

En la ceremonia de entrega de estos subsidios, las autoridades encabezadas por el intendente de Los Lagos, Jaime Brahm, también hicieron entrega de las escrituras de propiedad a las 25 familias del comité Ribera del Lago y de 18 subsidios del Programa de Protección al Patrimonio Familiar (PPPF) de mejoramiento de viviendas para el comité Los Regidores.


El director regional del Serviu, Sergio Feres, indicó que “la libertad de elegir la mejor opción para cada familia es lo que permite el éxito de estos programas. Hoy que las familias ya disponen de los recursos, nuestra tarea como Ministerio de Vivienda y Urbanismo es apoyarlos para que en el plazo más breve comiencen las obras y puedan muy pronto contar con sus nuevos hogares y los beneficiarios de subsidios de mejoramiento tengan sus casas en buen estado por muchos años más”.

Por su parte, el intendente Jaime Brahm subrayó la importancia que tiene este aporte estatal “no solo para la construcción de una casa, sino para la formación de un hogar. Junto con la educación de nuestros hijos, contar con una vivienda digna para nuestras familias es uno de los objetivos de cualquier familia chilena y como Gobierno de Chile tenemos el deber de apoyarles para alcanzar estos objetivos. Estamos seguros de que sus vidas cambiarán positivamente el día que entren a sus nuevos hogares, porque verán recompensados toda la entrega y el esfuerzo que han realizado por mejorar su calidad de vida como familias”, sostuvo.